Aborto legal: un debate que atraviesa todas las listas

Las alianzas nacionales buscaron el equilibrio. Los “verdes” ponen más bancas en juego en el Congreso. Y hay fuerzas que se definen íntegramente por el rechazo.



“Pañuelazo” en favor del aborto legal, el 28 de mayo pasado, en el Congreso.

“Pañuelazo” en favor del aborto legal, el 28 de mayo pasado, en el Congreso.

El debate por la interrupción voluntaria del embarazo atravesó el armado de listas de candidatos nacionales: primaron los intentos de lograr equilibrio, y el más puro pragmatismo, que ya se anticipa como actitud de campaña ante un tema que se filtrará en todos los frentes. Por su transversalidad, incomoda, y los principales candidatos presidenciales prefieren las respuestas medidas.

Sin embargo, no faltaron algunos gestos claros tanto para el lado verde como para el lado celeste. Los sectores a favor del aborto legal se juegan más bancas nacionales en las elecciones de este año, pero también tienen mayor presencia en los primeros lugares de las listas de Ciudad y Provincia de Buenos Aires.

El panorama electoral presenta también un hecho inédito: la aparición de fuerzas políticas que se definen íntegramente por su rechazo a la despenalización del aborto.

El juego de las fórmulas

Las elecciones provinciales dejaron un caso testigo: Amalia Granata, una de las caras mediáticas más visibles del movimiento contra la despenalización del aborto, obtuvo 285 mil votos como candidata a legisladora provincial de Santa Fe: casi 12% de los electores santafesinos, número más que destacable si se considera que lo logró sin aparato partidario de peso y contra tres fuerzas nacionales. La experiencia “granateana” tendrá correlato nacional: el ex titular de la Aduana, José Goméz Centurión, hizo de su rechazo a la despenalización la única bandera política de su candidatura.

El que se quedaría con el sello del partido de Granata es, sin embargo, José Luis Espert, que lo “alquiló” para poder competir luego de que el oficialismo le quitara su sustento partidario antes del cierre de listas. El economista “liberal” se corrió, avisó que el aborto no es su prioridad y que a lo sumo lo resolvería con consulta popular.

La única fuerza íntegramente verde es, por otra parte, la Izquierda, pero la despenalización del aborto está lejos de ser su única bandera política.

El resto de las fuerzas juega al equilibrio. Si abrió efectivamente el debate en el Congreso (esto es, sin olvidar años de la lucha de colectivos feministas), y dio libertad a cada distrito en el armado de listas, Mauricio Macri lanzó la última semana señales celestes: recibió, nada menos que en Olivos, a Granata, quien dijo a la salida que el presidente “es pro vida”. Pero también que “a Pichetto le falta salir a desnudarse por el aborto”. Cerca de Macri aseguran que el aborto no es un tema que le quite al sueño al presidente, y que la elección de Miguel Pichetto como vice es una muestra: el senador fue uno de los principales defensores de la despenalización en la Cámara Alta.

En cuanto a la fórmula Consenso Federal, Roberto Lavagna ya afirmó y reafirmó que se considera “pro vida” (sus palabras), pero suele matizar la declaración con la advertencia de que haría una consulta popular. Su candidato a vice, Juan Manuel Urtubey, mutó de posición con el debate en el Congreso en 2018 y hoy está a favor de la despenalización, aunque también matiza: “consulta popular”. En el espacio aseguran que el tema no será eje de campaña.

Aunque ponen más bancas en juego, los verdes también tienen mayor presencia en los primeros lugares de las listas de la Provincia y Ciudad de Buenos Aires.

El giro de Cristina Kirchner respecto al aborto fue archidiscutido durante el debate del año pasado: como senadora votó a favor y reconoció el cambio de postura respecto a 8 años de gobierno en el que se impidió el debate en el Congreso. El que “equilibró” su postura fue su candidato a presidente, Alberto Fernández: si en 2018 pidió públicamente por la sanción de la ley, este año, como flamante candidato, advirtió que es un tema que “divide a los argentinos” y que quizás habría que avanzar primero con la despenalización de la mujer (no así de la práctica, y por lo tanto mantener la clandestinidad).

Qué pasa en el Congreso

La Campaña Nacional por el aborto legal volvió a impulsar un proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo el 28 de mayo, en el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, con una movilización masiva. Fue un gesto político, transversal, el texto tuvo la firma de diputados de casi todos los partidos. Nadie espera que llegue al recinto.

Este año terminan su mandato 130 diputados, de los cuales 72 votaron a favor del aborto legal, y 57 en contra (Julio De Vido no estuvo por encontrarse en prisión). Mientras, de los 127 que siguen hasta 2021, 58 votaron a favor y 67 en contra, según el recuento que hacen en el Congreso.

Las alianzas nacionales buscaron el equilibrio. Los “verdes” ponen más bancas en juego en el Congreso. Y hay fuerzas que se definen íntegramente por el rechazo.

Amalia Granata, diputada provincial de Santa Fe

En cuanto a la Cámara alta, de los 24 senadores que tendrán que renovar su banca, 12 votaron en contra, 11 a favor y la neuquina Lucila Crexell se abstuvo. Las candidaturas en Provincia y Ciudad de Buenos Aires sirven como ejemplo de la actitud equilibrista.

En la provincia de Buenos Aires, Cambiemos (Juntos por el Cambio) renueva 12 bancas de diputados (9 PRO y 3 UCR): de los diez primeros lugares de la lista, están a favor Miguel Bazze (3°), Silvia Lospennato (4°) -gran defensora-, Waldo Wolff (5°), Mercedes Joury (10°), Sebastián García de Luca (9°) y Karina Banfi (10°). Cuatro de ellos, Lospennato, Banfi, Bazze y Wolf , estuvieron en la votación del 2018.

“Les candidates nos tienen que decir si quieren legalidad o clandestinidad. Elijamos quienes nos otorguen el derecho a las mujeres”.

Victoria Donda, diputada nacional (Frente de Todos)

Uno de los principales verdes cambiemitas, Daniel Lipovetzky, que firmó el proyecto en mayo, fue desplazado. Cristian Ritondo (1°) está en contra, pero María Luján Rey (2°), no se pronunció públicamente, aunque en la Buenos Aires dicen que estaría a favor. La gobernadora María Eugenia Vidal está abiertamente en contra.

Entre el kirchnerismo y el massismo renuevan 17 bancas. Sergio Massa encabeza la lista y nunca se pronunció al respecto. De los primeros diez candidatos, siete ya votaron a favor el año pasado: Luana Volnovich (2°), Leonardo Grosso (3°), Cristina Rodriguez (4°), Máximo Kirchner (5°), Cecilia Moreau (6°), Andrés Larroque (7°), Eduardo De Pedro (9°). Entraría Florencia Lampreabe (8°), que está a favor.

El Frente de Todos lanzó su programa electoral: se menciona la equidad de género, sin embargo el aborto fue deliberadamente olvidado.

En cuanto a la tercera vía, la lista de candidatos de Consenso Federal está encabezada por la ex massista Graciela Camaño, que está en contra.

En la Ciudad de Buenos Aires, el oficialismo fue pragmático. La Capital elige senadores este año. Federico Pinedo y Marta Varela, ambos celestes, salen. Horacio Rodríguez Larreta -en contra- quiere ser el primer hombre en ganar la jefatura porteña en primera vuelta: al Senado van Martín Lousteau, que, entre otras condiciones, negoció no compartir boleta con un celeste: lo secundará Guadalupe Tagliaferri, ministra de desarrollo local.

En Diputados, más equilibrio: Maximiliano Ferraro, titular de la CC, a favor el aborto legal, seguro y gratuito, encabeza la lista; su segunda es una dura militante contra la despenalización y de vínculos eclesiásticos: Victoria Morales Gorleri.

En la Ciudad el kirchnerismo fue verde. Pino Solanas deja el Senado, donde votó a favor del aborto, y encabeza Diputados. Cuarta en la lista va Victoria Donda, una de las referentes del lucha por la legalización, pero hay que recordar que en 2017 el espacio K sólo logró meter 3 diputados.

La lista del Senado está encabezada por Mariano Recalde, que está a favor pero no es figura ligada a esa lucha, pero va segunda Dora Barrancos, reconocida académica feminista, que sin embargo no entraría al Senado.

Una victoria de los verdes en Diputados


Los verdes tuvieron una clara victoria en Diputados: aprobó el miércoles la designación de la abogada Marisa Graham como nueva Defensora de los Niños, Niñas y Adolescentes, cargo vacante desde su creación en 2005. Graham está a favor del aborto legal. Eso generó malestar en casi todos los bloques, especialmente en Cambiemos, donde medio centenar de diputados firmaron una carta de rechazo. La designación debe ser ratificada por el Senado, donde hay mayoría celeste.


Comentarios


Aborto legal: un debate que atraviesa todas las listas