Acusados del 11-M siguen estrategia de negar todo

"Estaba durmiendo en mi casa", declaró uno y dijo desconocer los teléfonos-bomba. Los supuestos ideólogos rechazan ser quienes aparecen en video reivindicatorio.



#

El proceso contra los supuestos autores del peor atentado en la historia de España concluirá en octubre.

MADRID(AFP).- Negar cualquier relación con los atentados islamistas del 2004 en Madrid o su pertenencia a cualquier organización terrorista fue la estrategia de tres supuestos “cerebros” del 11-M (191 muertos y 1.824 heridos) interrogados el viernes en el macrojuicio que se celebra en esta capital.

También negar su vinculación con los hechos aunque dispuesto a responder a las preguntas de su defensor, de la fiscal y de la acusación fue la estrategia de uno de los supuestos “autores materiales” de la peor tragedia terrorista de España.

“No”, respondió en árabe el marroquí Youssef Belhadj, alias “Abou Doujanah el afgano”, considerado como uno de los cuatro “ideólogos” de los ataques contra cuatro trenes suburbanos madrileños, cuando su defensor le preguntó si tenía relación con los mismos. “Condeno estos atentados y todos los que ha habido en el mundo. Estoy en contra de cualquier forma de violencia”, sostuvo Belhadj quien según un sobrino habría dicho que “los atentados de Madrid le parecían poco”.

“El afgano” negó ser portavoz de Al Qaeda y pertenecer a su “filial”, el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), movimiento salafista que la justicia española vincula con el 11-M. También rechazó considerarse un “integrista radical”. “Soy un musulmán normal”, sostuvo el procesado, de 31 años, ante el tribunal de la Audiencia Nacional, presidido por el juez Javier Gómez Bermúdez.

Según la fiscalía, Belhadj, extraditado desde Bélgica en febrero de 2005, aparece en un video que reivindicó los ataques de Madrid, hallado dos días después de los atentados cerca de la Gran Mezquita de Madrid.

“No”, respondió Belhadj cuando le preguntaron si conoce a Rabei Ousmane Sayed Ahmed, alias “Mohamed el egipcio”, sobre quien pesan grabaciones comprometedoras como organizador del 11-M. También contestó “no” a preguntas sobre si asimismo conocía al marroquí Hassan el Haski, alias “Abou Hamza”, ex jefe del GICM en Europa. En la misma línea, El Haski, diplomado en estudios islámicos, negó cualquier vínculo con los ataques o con personas implicadas en los mismos. “No tengo ninguna relación. No conozco a nadie en Madrid”, respondió en árabe este marroquí residente en Siria y Canarias.

Su compatriota Jamal Zougam, de 34 años, uno de los supuestos “autores materiales” de los ataques, negó haber colocado una de las bombas en el tren que estalló en la estación de Santa Eugenia. “Es imposible que yo haya estado ahí. Yo estaba durmiendo en mi casa”, afirmó en castellano Zougam, identificado por testigos oculares, pero cuyo ADN no fue hallado ni en los trenes ni en otros escenarios de los ataques. Zougam afirmó que los testigos lo identificaron después de verlo en la televisión, y que había errores evidentes porque uno de ellos dijo que vio cómo colocaban una mochila en el suelo de un vagón, cuando en ese tren la explosión se produjo en el nivel superior del vagón.


Comentarios


Acusados del 11-M siguen estrategia de negar todo