Afinan estrategias para la paritaria municipal de Bariloche

El gremio Soyem y el gobierno local prevén reunirse los primeros días de marzo. Fijar un porcentaje inicial y después actualizarlo según la inflación es una de las alternativas.



Mientras otros gremios estatales buscan aprovechar el momento preelectoral para cerrar acuerdos salariales, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (Soyem) también se apresta a iniciar su propia paritaria, en la que aspira a “no perder con la inflación”.

Así lo señaló el secretario general del gremio Ernesto Losert, quien puso como ejemplo el año pasado, en el que con el acuerdo inicial y los pases de sumas fijas al básico acordadas en diciembre, los trabajadores municipales obtuvieron -según dijo- “un aumento total que fue del 43 al 45%”.

Lo pactado con el gobierno municipal es volver a reunirse en los primeros días de marzo para retomar las negociaciones.

La abogada del municipio que participa habitualmente de las paritarias, Marcela González Abdala, confió en alcanzar un acuerdo satisfactorio, aunque admitió que la negociación “no va a ser sencilla, por el contexto nacional”.

González Abdala no quiso hablar de porcentajes y estimó como “lo más probable” que firmen un aumento salarial para los primeros meses y luego evalúen ajustes complementarios, como ya ocurrió en 2018.

También dijo que la posición del gobierno es evitar las sumas no remunerativas porque perjudican a los trabajadores que se están por jubilar.

Losert dijo que no tienen definida la cifra que llevarán a la paritaria, aunque a modo de parámetro recordó que “el gobierno nacional prevé una inflación anual del 30%”. La aspiración de los trabajadores es por lo menos empatar con ese índice.

Recordó que el año pasado la meta inicial era del 10% y después se disparó hasta casi el 50%, de modo que el gremio también ve con buenos ojos no cerrar de entrada una pauta anual.

Lo más probable es que arranquemos con un porcentaje inicial y después lo ajustemos durante el año, como hicimos en 2018".

Marcela González Abdala, abogada de la municipalidad.

Las dos partes destacaron que el nivel de diálogo es bueno y que no habría obstáculos para establecer un aumento inicial y revisiones periódicas. El año pasado el acuerdo llevó el salario más bajo a 25.000 pesos sin montos en negro, por primera vez en años.

El dirigente dijo que “el año electoral seguramente va a influir” en las paritarias, como ya ocurre a nivel provincial, donde las elecciones son en abril. Las municipales se realizarán recién en septiembre.

González Abdala dijo que la proyección de incremento en la masa salarial está prevista en el presupuesto y servirá como base para la negociación.

Refirió que también trabajan con el gremio en la elaboración del escalafón del personal (una deuda de años), al que definió como “un eje de gestión” del actual gobierno. “Cuando esté listo las paritarias también van a ser más sencillas”, aseguró.

El año pasado el Soyem acordó en marzo un aumento escalonado del 15% y luego en diciembre convino el pago de dos sumas no remunerativas por única vez en diciembre y enero. Agregó además el pase al básico de un adicional 2.000 pesos en enero y otro de 2.500 en febrero. Actualmente el municipio tiene alrededor de 2.000 trabajadores.


Comentarios


Afinan estrategias para la paritaria municipal de Bariloche