Agranden las vitrinas

Paola Suárez levantó su cuarta copa en París y llegó a ocho Grand Slams.

La historia no empezó bien, pero si algo caracteriza a Paola Suárez y su pareja de los últimos años, Virginia Ruano Pascual, es la garra. Después de perder el primer parcial, las chicas mostraron todo su repertorio, vencieron a la zimbabua Cara Black y la sudafricana Liezel Huber por, 4-6, 6-3 y 6-3, y lograron el cuarto título en Roland Garros. Para la pareja argentina-española fue además el octavo título de Grand Slam que consiguen (sólo les falta ganar Wimbledon), y ayer, en el estadio principal Phillippe Chatrier, repitieron el éxito alcanzado en 2001, 2002 y 2004. Para seguir con las ricas estadísticas fue el campeonato número 29 entre ambas y el 39 para la “Negra” de Pergamino. En la última mañana en la catedral del polvo de ladrillo, Suárez y Ruano Pascual ratificaron por qué son la mejor pareja del mundo, porque se recuperaron de un complicado 6-4 y 3-2 abajo. Quebraron en ese sexto game y después abrocharon el parcial por un cómodo 6-3. En el último parcial, Suárez y Ruano Pascual tiraron a la cancha toda su experiencia, jerarquía y buen juego para dominar a Black y Huber e imponerse por otro 6-3. Aunque están acostumbradas, el festejo fue total y después fueron a buscar el interesante premio de 264.250 euros contra 130,625 que lograron las perdedoras. Al momento de hablar sobre esta nueva conquista ambas coincidieron que “estamos muy contentas por haber ganado otra vez en Roland Garros”. “Cada vez que venimos a París es para llegar bien lejos, pero sabíamos que era un camino muy difícil para concretarlo. Alcanzamos un nuevo título en París, un torneo que siempre queremos jugar y ganar”, expresó con una ancha sonrisa la “Negra”. Por su parte, Ruano Pascual destacó que “estamos acostumbradas a jugar juntas, nos conocemos mucho y sabemos lo que tiene que hacer cada una dentro de la cancha. Nunca nos damos por vencidas y vamos siempre al frente”. Como no podía ser de otra manera, las chicas tenían su pálpito para la final masculina que estaba por arrancar. «Yo hincharé por Mariano, le tengo mucha fe”, tiró Suárez. “Lucharé para que gane Nadal”, respondió Ruano Pascual. El festejo mayor fue para Virginia, que inició el domingo ganador e inolvidable para los españoles.

“Voy por Wimbledon”

“El único que nos falta es Wimbledon. Ya estuvimos en la final y creo que ganarlo nos dejaría plenamente satisfechas. Sin materias pendientes”, dijo Paola Suárez a los pocos minutos de ganar su cuarto Grand Slam. Sobre la efectividad de la pareja, Suárez destacó que “estoy doblemente contenta por jugar con una amiga. Quizás también lo estaría con otra persona que no conociera tan bien, pero no sería lo mismo. Está claro que somos distintas, pero sobre la cancha, todo lo vivimos como si fuéramos una sola”. De todos modos, las chicas no se la llevaron de arriba en la final y así lo reconoció Virginia Ruano Pascual en el sitio de Internet sportsya.com. “Ellas (Black y Huber) jugaron un gran partido y nos crearon problemas. Según avanzaba el juego, nos fuimos dando cuenta de la forma en que debíamos jugarles. Así, pudimos cambiar nuestro y hacerles más daño”, analizó. Por último, y cuando se les preguntó por el sabor que tenía este cuarto título en París, Ruano Pascual dijo que “este es todavía más fuerte. En 2000, perdimos la final en la Central. Ahora, las dos estuvimos pensando en ello y queríamos ganar en ese estadio, por la historia que hay aquí”.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora