Alemania, en una encrucijada ambiental

El efecto fukushima impulsó a varios estados europeos a abandonar la energía nuclear. Alemania lanzó una dura política antiatómica, aunque parece haber caído en una contradicción: para compensar la pérdida de energía que provocó el cierre de las plantas de fusión, comenzó una acelerada carrera de construcción de centrales térmicas a carbón, una de las generaciones más contaminantes del mundo. según el último dato, Un 45% de su producción se basa en el negro mineral. En la foto, la última planta construida en la localidad de Hamm.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios