Amargura, nunca hubo tanta previo a una votación presidencial

Barack Obama y su adversa Mitt Romney empiezan a notar los golpes de la publicidad negativa que encabezan al registrar altos índices de opinión negativa entre los votantes según encuestas.



CLIMA ELECTORAL EN EE.UU.

El presidente estadounidense Barack Obama y su adversario republicano para las elecciones de noviembre, Mitt Romney, parecen acusar recibo de los golpes de la publicidad negativa que encabezan al registrar altos índices de opinión negativa, según una nueva encuesta.

Según la última encuesta de opinión de NBC/Wall Street Journal (WSJ), divulgada el martes por la noche, el 43% de los votantes consultados tienen una opinión negativa del mandatario (de los cuales 32% “muy negativa”), mientras que Romney llega al 40% (24% con un parecer “muy negativo”).

Estos registros negativos “no tienen precedentes en la era moderna”, afirmó el especialista en los sondeos republicanos Bill McInturff, citado por el periódico Wall Street Journal.

El diario destaca que tanto Obama como Romney han “bombardeado a los electores con un volumen sin precedentes de campañas” atacándose mutuamente.

La encuesta también refleja la angustia que significa el empleo para los electores estadounidenses: el 60% de los consultados (un aumento de dos puntos porcentuales sobre mayo) consideran que el país está sobre “el mal camino”, y sólo el 32% estima que se encuentra en la “buena dirección”.

Sólo el 36% de los encuestados confían en Obama para mejorar la economía, mientras que el 43% dice preferir a Romney. No obstante, el presidente obtiene mejores resultados en política extranjera, salud, la situación afgana, impuestos e inmigración.

A su vez, la encuesta da una clara ventaja a Obama en caso que la elección del 6 de noviembre ocurriera ahora: el 49% de los votantes lo elegirían para un segundo mandato, contra el 43% que optarían por el republicano.

Esta diferencia permanece muy ajustada sobre el margen de error de la encuesta, de tres puntos porcentuales, así como sucedió en mayo cuando Obama era elegido por el 47% de los encuestados contra el 43% de Romney.

Desde mayo, cuando Romney reafirmó su estatus de candidato republicano a la presidencia, su equipo de campaña y el de Obama emprendieron sendas campañas negativas. (AFP)


Comentarios


Amargura, nunca hubo tanta previo a una votación presidencial