Anoche comenzaba a operar la terminal nueva

A la cero hora se preveía el arribo del primer micro. El intendente Quiroga festejó la habilitación real.

NEUQUEN (AN).- A las cero en punto la ciudad de Neuquén estrenó una terminal segura, moderna y confortable, totalmente distinta a la que tuvo en los últimos 20 años. El edificio cuenta con todos los chiches tecnológicos que lo hacen único en su tipo en Latinoamérica y en el centro de distribución de pasajeros más importante de la Patagonia, afirmó eufórico anoche el intendente Horacio Quiroga mientras aguardaba el arribo de los primeros viajeros.

Quiroga imaginaba la expresión de sorpresa que pondrían los usuarios al ser recibidos por él en persona, con bombones para todos. Dijo que les hablaría sobre la importancia estratégica que tiene la estación para el desarrollo turístico, económico y empresario de la capital. Pero aclaró que «nunca perdimos de vista a nuestros comprovincianos que llegan aquí por obligación. A ellos les garantizamos los mejores servicios, y la oportunidad única de disfrutar obras de grandes maestros en el Museo de Bellas Artes y de recorrer el Paseo de la Costa que pronto inauguraremos», agregó.

Los servicios comerciales, el banco, el locutorio, internet y el restorán van a ser habilitados en forma gradual. Esta semana comenzará a funcionar una oficina de atención al contribuyente y poco más adelante una terminal de la obra social provincial (ISSN) para afiliados de otras localidades que vienen a la capital para hacer chequeos médicos.

El funcionamiento de la terminal es equivalente al de un aeropuerto, con sala de preembarque exclusiva para los usuarios, cintas automáticas para la recepción y entrega de equipajes, circuito cerrado de televisión dentro y fuera del edificio, sanitarios, reja perimetral y accesos controlados.

Esta obra que implica un avance en servicios para la ciudad tiene una contracara social, la de por lo menos 20 personas que se quedan sin techo. Son canillitas, lustra botas, vendedores ambulantes, una mamá con tres pibes y abuelos que no tienen casa ni familia y viven en la terminal. Los adultos no paraban ayer de lamentarse, temiendo una vida más dura de la que sufren en la actualidad.

Las empresas de colectivos trabajaron ayer frenéticamente para contar hoy con las PC funcionando y el mobiliario mínimo. Muchas esperaron hasta última hora para sacar los carteles del local que ocupaban en la antigua terminal y colocarlos en la nueva. Era un hormiguero de gente que iba y venía con cosas.

Mientras tanto operarios enfundados en overoles de color naranja cerraban la antigua terminal con malla metálica, por orden del intendente. Es una medida de seguridad que, se dijo, tiene dos objetivos: preservar al edificio de posibles ocupaciones y de resguardar la seguridad de la gente cuando se proceda a la demolición. Pero antes de que llegue ese momento, los trabajadores levantarán el intertrabado que es recuperable y puede servir para pavimentar calles.

«La nueva estación cuenta con los mayores adelantos tecnológicos disponibles y es el resultado del trabajo incansable de hombres y mujeres que interpretaron uno de los mayores anhelos del pueblo de Neuquén», dice la nota de bienvenida que Quiroga preveía entregar a los primeros pasajeros en llegar a la terminal.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios