Antes de La Masía, Avellaneda

El pequeño Claudio Ñancufil concretó uno de sus sueños. Aún no cruzó el Atlántico, todavía no pisó las maravillosas instalaciones de La Masía, pero uno de sus deseos se volvió realidad en Avellaneda. Conoció el Cilindro y se sacó fotos con los jugadores de Racing, el club de sus amores. El barilochense de 8 años que saltó a la fama por sus gambetas en internet desembarcó en Buenos Aires junto con su hermano Braian, de 12, para conocer la institución de la que se hizo hincha por los sugestivos consejos de Marcelo, el hermano de su abuelo. “Mi ídolo es Centurión, pero ya no está. Así que me quedan Saja y Hauche”, le contó al diario “Olé” el chico a quien ya bautizaron como “el Messi de las nieves”. Es que el 7 de enero próximo, junto a su hermano mayor, su mamá Viviana y su abuela Rosa, partirá a España, donde se probará en el Atlético de Madrid, el Real y finalmente el Barcelona (entidad que le alquilará la vivienda). Ayer disfrutó de la práctica de sus ídolos, se sacó fotos con el plantel y algunos dirigentes (entre ellos el presidente Víctor Blanco) y recibió algunos gestos de cariño de Mostaza Merlo, el entrenador académico. (AC)

Gentileza/Olé


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios