Bariloche atrae con nieve fresca y precios en baja

La flojera en las reservas deprimió las tarifas. El cerro Catedral abrió ayer sus pistas al esquí.

SAN CARLOS DE BARILOCHE

Una copiosa nevada cubrió ayer los cerros de la región y el Catedral, luego de larga espera, tuvo su primer día de esquí de la temporada, con los principales medios de elevación abiertos y una gran afluencia de público, que se vio favorecida por el feriado.

Esquiadores residentes, turistas brasileños, grupos estudiantiles, y familias de Neuquén y otras provincias que ya comenzaron su receso escolar llegaron temprano a la montaña para disfrutar de la jornada invernal.

La nevada blanqueó también durante la mañana los barrios periféricos de la ciudad y se disipó luego con la salida del sol. Aun así ayudó a reciclar las expectativas sobre el resultado de la temporada.

Entre los empresarios turísticos locales hasta ayer predominaba la cautela, ya que el nivel de reservas hoteleras se mantiene por debajo de las registradas el año pasado para la misma época.

El gerente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica, Joaquín Escardó, dijo que la cantidad de consultas y de reservas «se acomodó un poco» en los últimos días, pero igual se mantiene baja y ya comenzó a impactar sobre los precios.

Señaló que las reservas de alojamiento promedio para lo que resta de julio son del 53%, cuando el año pasado para la misma fecha llegaban al 65%. Para agosto la situación es más complicada porque las reservas son de apenas el 45%, con una caída de 20 puntos en la comparación interanual.

Escardó, economista de profesión, explicó que «antes las tarifas se determinaban una o dos veces por año y permanecían fijas», pero ahora se ajustan en forma casi diaria «frente a la realidad del mercado».

Indicó que debido al bajo nivel de reservas «se comenzó a registrar una competencia de precios, con bajas en todos los segmentos», al punto de que algunos hoteles y hosterías trabajan «con la misma tarifa del verano».

Como los costos son mayores, el empresario hotelero no tiene otra que «sacrificar rentabilidad» para amoldarse al nuevo cuadro de situación.

Escardó aseguró que algo similar ocurre con las rentadoras de autos y la sensación de una temporada de resultados magros se extiende a casi todos los rubros de la actividad turística local. Señaló que los precios contenidos a niveles de «rentabilidad mínima» ya existen desde hace tres años en la gastronomía y ahora llegaron también a los hoteles.

«Bariloche es un destino muy grande, con costos diferenciales importantes, salarios más caros que en el resto del país y otras complejidades que hay que tener en cuenta», explicó el gerente de la AEHG.

Dijo también que la retracción del público brasileño, por razones macroeconómicas, y la pérdida del turismo esquiador -en favor de un turismo «de nieve» que no esquía y tiene menor poder adquisitivo- también perjudicaron a la ciudad.

Aclaró que «la temporada invernal es buena en otros destinos como Salta, Mendoza, pero Bariloche hoy está claramente por debajo de ellos».

De todos modos, la apertura a pleno del cerro Catedral invitó ayer a desplegar otra mirada. El complejo invernal multiplicó sus atractivos en la base para los niños y el público no esquiador. También es notoria la variedad de locales comerciales y de ofertas gastronómicas, que no son habituales en otros centros de esquí.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios