Boca, River y un mercado de pases muy distinto

Mientras el Xeneize continúa sumando refuerzos de jerarquía, River sigue sin abrochar a Paulo Díaz. Ya lo dijo Gallardo en conferencia:“Sería bueno tener alguna moneda...”.



A uno se le caen los dólares de los bolsillos, el otro cuenta chirolas para cerrar al menos un refuerzo. Menos mal que el presente deportivo le sonríe (y mucho) a River por encima de su rival.

La realidad indica que económicamente hablando hay un abismo entre primos. Boca acumula refuerzo tras refuerzo en los últimos mercados de pases. ¿Y River? La última compra exorbitante fue Pratto (y lo pagó con goles claves), pero en este mercado sigue en blanco.

Boca presentó a Eduardo Salvio, que llegó desde Benfica por 7 millones de euros. Toto no pasó la primera revisión médica, y cuando todo indicaba que debía realizarse un nuevo examen, se firmó el contrato sin mayores explicaciones sobre los resultados. El viernes lo presentarán junto a Hurtado y Alexis Mac Allister, y aún esperan novedades sobre De Rossi.

Respecto a las partidas, Benedetto está a punto de cerrar su pase a Francia y Cagliari está dispuesto a desembolsar más dinero por Nández. Además, Napoli volvería a la carga por Almendra, y se suma una posible baja: Kevin Mac Allister podría emigrar ante la falta de minutos en cancha.
Del lado Millonario, continúan las ofertas para traer a Paulo Díaz, pero se habla de complicaciones con el representante.

Por ahora, River apenas logró vender a Barboza en 3 millones de dólares, pero no es suficiente para poder liquidar la llegada del chileno Díaz.
Así las cosas, Boca sigue buscando suplir las falencias deportivas (al menos en el mano a mano con River) mediante fichajes de lujo. En la vereda opuesta no abunda el dinero, pero hasta ahora lo han disimulado de forma más que convincente.


Comentarios


Boca, River y un mercado de pases muy distinto