Boca, un equipo lógico

<b>Jugó mal, perdió como local ante All Boys y se despidió del título, a dos fechas del final.</b>

FBaires

Sin respuestas. El entrenador de Boca y sus jugadores se van del campo de juego de La Bombonera tras una derrota que los deja afuera de la lucha por el título.

“No es lógico que Boca sea campeón de este torneo”, justificaba hace unos días Carlos Bianchi. Tendrá razón el Virrey: Boca no será campeón. No lo será por sus propios errores y sus propias limitaciones. No es lógico que Boca sea campeón. Al final, Boca no lo será. Al menos es un equipo lógico.

Ayer, Boca perdió en La Bombonera con All Boys (2-0), con Juan Riquelme afuera desde el minuto 15 por una lesión. El equipo de Floresta, que estrenaba a Ricardo Rodríguez como DT, resolvió el partido en los primeros minutos del segundo tiempo con un cabezazo de Roberto Battión a los dos minutos y un penal de Mauro Matos, mal sancionado por el árbitro Néstor Pitana, pues Maxi Núñez partió adelantado antes de ser derribado por Orión, a los ocho. Resultó manifiesta y sorprendente la superioridad del “Albo”, que consiguió su primera victoria de visitante en el torneo y salió de la zona de descenso.

La mala tarde de Boca comenzó temprano, cuando iban apenas 15 minutos del primer tiempo, y Riquelme pidió el cambio por una molestia muscular. Antes, el estratega boquense se había insinuado como el mejor jugador de la cancha, jugando a la espalda de Roberto Battión y de cara a la defensa de All Boys.

Con el ingreso de Leandro Paredes por Román, Boca mantuvo la iniciativa del juego pero no tuvo profundidad, por lo que la visita se abroqueló cerca de su arco y pasó sobresaltos en el resto de la etapa.

El segundo tiempo deparó un partido totalmente diferente a lo visto en el primero. De movida, en la primera llegada, All Boys consiguió la ventaja con un cabezazo franco de Battión. Sorprendido por el golpe, Boca recibió, seis minutos más tarde el segundo mazazo, cuando Matos cambió el penal por gol.

Desde entonces, All Boys se floreó ante un rival paralizado y coqueteó con la goleada con un disparo al palo de Núñez primero y un remate cruzado de Colazo después.

Bianchi ensayó los últimos cambios para revertir la historia con los ingresos de Franco Cangele y Fernando Gago, que volvió después del desgarro que lo margino mantuvo afuera por 24 días, pero ninguno le dio resultado porque el equipo no abandonó su pálida imagen y All Boys, ya conforme con la ventaja, custodió su arco con disciplina táctica.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios