“Bochazos” y propuestas



Este “festival de bochazos”, que llena los espacios en medios gráficos y televisivos, a veces sólo sirve para estigmatizar a los jóvenes, ya que no siempre va acompañado, principalmente desde el Estado, de una real preocupación para encontrar el remedio o alternativa para semejante aniquilación. No obstante los preocupantes resultados en los exámenes de Matemática, Física, Química y Biología, es injustificable que un estudiante que aspira a seguir estudios superiores más allá de si sigue una carrera humanística o ciencias duras desconozca el nombre de funcionarios del gobierno, hechos históricos mundiales y gestas patrióticas nacionales.

Lo más preocupante es que puedan reconocer sin vueltas los nombres de actores de telenovelas, como sucede.

Sin embargo estas graves señales de alerta se dan de bruces contra la realidad de estos últimos años que muestra un descenso de la exigencia y la calidad del aprendizaje en las escuelas, de las experimentaciones o reformas que afectaron el dictado de materias esenciales y del permanente tironeo al que quedaron sometidos los estudiantes con cambios de gobiernos y conflictos docentes.

La cuestión de que entre un 10 y un 20% de aspirantes a ingresar a carreras como Informática, Ingeniería y Medicina pueden sortear las pruebas diagnósticas (optativas) o exámenes de ingreso, muestra no sólo que al nivel universitario público le llegó el turno de hacer la correspondiente introspección y propuesta para evitar provocar este tendal, sino que también para la Nación y los ministerios provinciales es hora de diseñar una escuela media con respuestas concretas.

El ciclo lectivo 2007 traerá algunas novedades en el Nivel Medio, con la sanción de la Ley de Educación Nacional.

Algunas serán inmediatas como el regreso a las aulas de materias que desaparecieron y fueron fusionadas durante la reforma educativa de los 90: Biología, Geografía, Historia y Físico-Química, que vuelven a formar parte de los contenidos curriculares oficiales.

Otros cambios demandarán un plazo mayor la educación da sus réditos a largo plazo como la instauración de la enseñanza obligatoria hasta los 18 años de edad, la que se espera sea efectivamente cumplida en cada jurisdicción, en un marco poco alentador con alta deserción en los primeros niveles escolares y la unificación de más de medio centenar de sistemas educativos en el país.

En medio de estas estrategias educativas, permanece esta especie de “zona gris” que es el pasaje de la escuela media a la universidad y que aun con las últimas propuestas cursos optativos gratuitos los sábados, más horas de lectura y de ejercicios matemáticos en el aula el Estado no logró dar respuesta al flagelo.

Una de las universidades nacionales que mayor problema exhibe con los aspirantes a sus carreras es la de La Plata, donde año a año queda en el camino un fuerte número de jóvenes que intentan ingresar.

Por ese motivo, a partir de estos últimos meses nació una iniciativa por parte de profesores y graduados de la facultad de Ciencias Exactas platense, que se pusieron a trabajar en una modalidad de ingreso diferente

Ellos pretenden lograr la interacción con escuelas medias de la región bonaerense para mejorar el rendimiento y la adaptación de los ingresantes a la vida universitaria; además incluye el seguimiento de los alumnos, a fin de nivelarlos durante los primeros dos años de cursada.

La propuesta del equipo se llama “Programa de Ingreso, Trayecto Inicial y Articulación con la Escuela Media”. Además propone realizar una evaluación socioeconómica de los ingresantes, para diseñar un programa amplio de becas que asegure sus posibilidades de continuar y un trabajo de articulación con escuelas medias.

Lo cierto, por el momento, está a la vista. Los “bochazos” continúan en las universidades y, según los propios datos del Ministerio de Educación, más del 40 por ciento de los estudiantes que pudo ingresar abandona en el primer año de las carreras.

El Ciclo Básico Común (CBC) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) también hace lo suyo. Una cifra similar de aspirantes deserta sin siquiera ingresar al primer año de su carrera.

 

 

LAURA HOJMAN (*)

DyN

 

(*) Periodista especializada en Educación.


Comentarios


"Bochazos" y propuestas