Brasil toma medidas proteccionistas por la crisis

Impuso licencias previas al 60% de sus importaciones. La traba burocrática también afecta a productos argentinos.



#

El gobierno brasileño adoptó las resolución ante un posible déficit de su balanza de pagos, luego de varios años de comercio internacional favorable.

BUENOS AIRES (DyN/Redacción central).- El gobierno de Brasil anunció ayer que impondrá licencias previas al 60% de sus importaciones, un día después de que la Comisión del Monitoreo del Comercio Bilateral se reuniera en Buenos Aires para analizar la marcha del intercambio entre los dos socios del Mercosur.

La medida, que es de carácter general ya que afecta a mercaderías de todos los orígenes, impacta aún más sobre los envíos de la Argentina debido a que abarca más del 70% de los principales rubros exportados hacia el país vecino, aunque en principio no afectaría al sector frutícola del Alto Valle.

Economistas consultados por “Río Negro” señalaron que, si bien parece una medida proteccionista paraarancelaria que complicaría las relaciones comerciales, el objetivo no sería el comercio con nuestro país sino principalmente las importaciones del sudeste asiático. (Ver aparte)

A partir de ahora, los importadores deberán identificar minuciosamente lo que está siendo importado, para saber lo que está entrando en el mercado brasileño. El plazo legal de la licencia previa es de 60 días, pero la Secretaría de Comercio Exterior (Secex) afirmó que va a liberar la licencia automáticamente.

Según informaron medios brasileños, la orden fue impartida por el Ministerio de Desarrollo a través de la red Sicomex. El gobierno brasileño sostiene que con la medida se busca “mejorar el control estadístico” de las compras externas.

Sin embargo, el economista de la consultora abeceb.com Mauricio Claverí, subrayó que “hace 20 años que Brasil no adopta una medida de este tipo” al destacar que hasta ahora el país vecino “se ha comportado más liberal que la Argentina en el tema de las importaciones”.

La medida afecta a productos de 17 sectores: la industria de molienda de trigo, otros cereales y malta, plásticos, hierro y acero, obras de hierro fundido, cobre y aluminio, máquinas y aparatos eléctricos, textiles, automóviles, piezas para vehículos, querosén de aviación, diésel, bienes de capital con excepción de partes y piezas, muebles y juguetes e instrumentos quirúrgicos y de óptica.

Medios brasileños atribuyen la regla a un intento del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva por equilibrar la balanza comercial. “Folha do São Paulo” dice que el Gobierno “adoptó una serie de barreras no arancelarias al ingreso de la gran mayoría de productos importados”. “Esa medida implica un cambio significativo en la ruta de la política de comercio exterior de Brasil”, aseguró el vicepresidente de la Asociación de Comercio Exterior, José Augusto de Castro. Luego de varios años de comercio internacional favorable, Brasil tendrá en enero un déficit de la balanza del orden de los 650 millones de dólares.

Durante la jornada anterior, el secretario Ejecutivo del Ministerio de Desarrollo de Brasil, Ivan Ramalho, afirmó en Buenos Aires que su gobierno y el de Argentina estaban “muy preocupados” por el rápido deterioro que está mostrando el intercambio.

Tan sólo con la Argentina, que se ubica en segundo lugar como socio comercial brasileño con 30.000 millones de dólares en el 2008, el deterioro alcanza al 40%. Ramalho se reunió que el titular de la Secretaría de Industria, Fernando Fraguío, en el marco de los periódicos encuentros de la Comisión de Monitoreo.


Comentarios


Brasil toma medidas proteccionistas por la crisis