Calleri perdió un partido increíble

Tuvo dos match points a favor, pero el chileno Massú lo dio vuelta y se llevó la Copa AT&T

BUENOS AIRES (Télam).- El argentino Agustín Calleri perdió ayer de manera increíble la final de la Copa AT&T de tenis frente al chileno Nicolás Massú, por 2-6, 7-6 (7-5) y 6-2, luego de ir en ventaja por 6-2 y 5-1 y tener dos match points a favor.

Massú, 90 en el ranking mundial, había conseguido ingresar al torneo gracias a la semifinal que alcanzó la semana pasada en el abierto de Viña del Mar, en Chile, donde perdió con el ecuatoriano Nicolás Lapentti.

El chileno, de 21 años, consiguió en Buenos Aires su primer título del ATP Tour y se alzó con un premio de 55.000 dólares.

En tanto Calleri, 74 del mundo, rompió una racha de nueve triunfos consecutivos en el Buenos Aires Lawn Tennis, ya que ganó cuatro partidos en este torneo y el año pasado había obtenido cinco victorias cuando se adjudicó la Copa Ericsson.

Al llegar a la final, Calleri ya había cumplido su mejor actuación en el circuito y parecía encaminarse al título con un juego sólido y contundente ante un tenista chileno que no podía repetir el nivel de juego que había mostrado en las rondas anteriores.

El juego del argentino en el primer set fue impecable y con dos quiebres -en el tercer y séptimo juego- tomó la suficiente ventaja como para adjudicarse el parcial con holgura por 6-2.

Massú, por su parte, jugaba pelotas muy cortas y le facilitaba la tarea al argentino, al tiempo que lidiaba con calambres en el antebrazo derecho.

En el segundo set Calleri continuó con su ritmo arrollador y tras quebrarle el primer y tercer game, logró adelantarse 5-1, en lo que parecía asunto liquidado.

Pero a partir de ese momento empezó la pesadilla del argentino. Primero porque Massú comenzó a soltarse con sus golpes y a correr todas las pelotas, y segundo porque el cordobés se puso nervioso y empezó a cometer errores no forzados.

Massú mantuvo su saque, le quebró a Calleri y se puso 3-5, pero se apuró en el siguiente juego con su servicio y quedó 15-40 abajo, lo que le abría nuevamente la posibilidad del triunfo al argentino.

Sin embargo Calleri no pudo aprovechar los dos match points y su juego continuó sin tener peso, mientras que Massú se fue agrandando con el transcurrir de los games.

Después de perder cinco games consecutivos, Calleri logró ganar su primer juego y forzó el tie break, pero ya era otro jugador, muy distinto al que en el primer set se cansó de hacer tiros ganadores.

Massú ganó el tie break y encaró el tercer set con toda la confianza, mientras que la mirada de Calleri denotaba tensión y nerviosismo por el partido que se le había escapado.

Llegó entonces el final, con la derecha ancha de Calleri y Massú tendido en el suelo, tomándose su cabeza y disfrutando de un triunfo increíble tras dos horas y treinta y ocho minutos.

«Me faltó experiencia»

Agustín Calleri comentó que la ansiedad le jugó una mala pasada en los momentos decisivos de la final que perdió con el chileno Nicolás Massú.

«Sin dudas que la ansiedad me jugó una mala pasada. Era mi primera final y quizás me faltó experiencia en el momento de la definición», comentó el cordobés.

Luego explicó que, más allá de tener los dos match points, Massú jugó bien esos puntos. «En el primer match point, Massú me sacó sobre la línea y en el segundo puso una pelota ganadora imposible de llegar, así que él también tiene sus méritos», explicó. «Cuando perdí el segundo set, traté de no pensar en lo que había pasado y empezar de nuevo, pero Massú estaba con mucha confianza y jugó muy bien en el tercer set», agregó.

No obstante, «haber perdido la final no empaña todo lo que hice en la semana, donde jugué un gran tenis y le gané al brasileño Gustavo Kuerten (número dos del mundo)», finalizó (Télam)

«El día más feliz de mi vida»

BUENOS AIRES (Télam).- El chileno Nicolás Massú comentó que ganar en Buenos Aires fue lo mejor que le pasó en la vida y recalcó la inteligencia que tuvo para imponerse a Agustín Calleri.

«Es el día más feliz de mi vida. Gané mi primer torneo, en Buenos Aires, que es un lugar difícil para los chilenos, y en un certamen donde jugaron Gustavo Kuerten, Guillermo Cañas y Nicolás Lapentti, entre otros grandes tenistas», sostuvo Massú.

El chileno también dijo que esta victoria le sirvió para sacarse el gusto amargo que le había quedado de la semana pasada, cuando perdió la semifinal de Viña del Mar con el ecuatoriano Lapentti.

«Después de perder la semifinal en Viña del Mar con Lapentti me quedé con mucha bronca, pero esto hace olvidar aquello porque ganar en Buenos Aires y con el público en contra es increíble», explicó.

Sobre el partido de ayer, Massú dijo: «Estaba jugando muy mal y las cosas no me salían. Por eso pensé que iba a perder muy fácil. Pero creo que fui inteligente al no «calentarme», porque no hubiese servido de nada. En cambio esperé mi momento y llegó», expresó Massú. Por último elogió al público argentino y dijo que «salvo los desubicados de siempre», lo trató muy bien y supo apreciar «los buenos puntos».

Ahora la cita es en Acapulco

La gira latinoamericana del circuito masculino continuará desde hoy con el torneo de Acapulco, que incluirá también un certamen femenino y repartirá 1.000.000 de dólares en premios.

Allí participarán Guillermo Cañas, David Nalbandián, Juan Ignacio Chela, Agustín Calleri, Mariano Zabaleta, Franco Squillari y José Acasuso.

En el certamen femenino participarán Paola Suárez y Mariana Díaz Oliva, mientras que en la clasificación participaron la rafaelina María Emilia Salerni y la entrerriana Melisa Arévalo.

Los jugadores que ingresarán directamente a los cuadros, son: Cañas, Carlos Moyá, Albert Portas, Nicolas Lapentti.

* Título para Escude: El francés Nicolas Escude se convirtió en el tercer jugador en la historia del torneo de Rotterdam en defender el título con éxito, al vencer ayer en la final al británico Tim Henman, por 3-6, 7-6 (9-7) y 6-4.

Escude, que había salvado tres puntos de partido en su encuentro de semifinales contra su compatriota Sebastian Grosjean, superó en tres duros sets a Henman.

Por tercer año consecutivo, este título sobre pista cubierta fue para un jugador francés, pues Cedric Pioline se había alzado con la victoria en el 2000.

Para Henman fue la tercera final perdida en el Rotterdam Ahoy Stadium. Anteriormente había sido finalista en 1999 (contra Yevgueny Kafelnikov) y en el 2000 (ante Cedrid Pioline). (DyN/Télam)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora