Cámara Gesell: valorar la palabra de los niños

Se utiliza en casos judiciales con menores de edad. La entrevista es conducida por un psicólogo.

NEUQUÉN (AN).- “El valor fundamental del testimonio en cámara Gesell es que evita la doble victimización. Antiguamente los niños tenían que declarar a cuanta persona que estuviera vinculada a la causa se le ocurría. Mucho cambió con la ley 2302, pero de todos modos la formalización de que la entrevista de los niños sea realizada de una manera protegida fue un logro enorme”, aseguró Zulema Díaz, responsable del área infanto-juvenil del gabinete psiquiátrico y psicológico forense del Poder Judicial.

En la actualidad, en Neuquén capital se hacen un promedio de dos entrevistas diarias con este mecanismo. “Lo bueno es que ahora hay espacios físicos con equipamiento adecuado y se ha capacitado al personal para que pueda registrar esa actividad en cada una de las circunscripciones. Eso nos garantiza uniformidad en la calidad. Cuando no está bien grabada la reproducción es defectuosa, se escucha poco, no se ve la cara de los niños. Eso afecta bastante la impresión que tiene un tercero que observa”, dijo Díaz.

La profesional explicó que la cámara Gesell es “una entrevista testimonial videograbada realizada en nuestra provincia, por un psicólogo, que se toma a supuestas víctimas y testigos de abuso sexual infantil. Eventualmente suele suceder que tanto la defensa como la fiscalía puedan solicitarnos la cámara por una situación particular, como en el caso de niños testigo de algún tipo de hecho de violencia dentro del ámbito familiar.”

El psicólogo está dentro de la cámara, y en la sala contigua de grabación normalmente se encuentra el fiscal. Díaz indicó que la defensa oficial observa lo que acontece en otro espacio físico junto al imputado. Una vez que concluye la entrevista, se entrega el DVD con la grabación a la parte que solicitó la prueba junto con un informe. En la capital, afirmó Díaz: “Estamos bregando por tener otro equipo. Es mucha la demanda.”

Cuando se le consulta porqué creció la cantidad de entrevistas, la profesional destacó que hay diversos motivos, pero aseguró que las campañas de difusión que se realizan en los colegios han alentado las denuncias. Respecto de la evaluación que los operadores judiciales hacen del testimonio del niño, indicó: “A veces cuesta entender que de acuerdo a las características cognitivas de un niño el relato va a estar relacionado con esas características cognitivas. No podemos pretender que haga simbolismo, que logre relatos reelaborados, un niño de seis años. Los adultos seguimos teniendo dificultades para comprender la cabeza de ese niño y lo que puede decir”, finalizó la profesional.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios