Carrió relanzó su candidatura a presidente

El acto fue en el Teatro Coliseo de la Capital Federal. Allí, sentada a una mesa, Elisa Carrió pidió "volver a la utopía de nuestros abuelos, de la palabra, del esfuerzo y del progreso". La diputada advirtió además que si esto no ocurre, "nos vuelven a saquear en cinco años". Se proyectó un video con su vida política.



Carrió presentó un documento sobre las bases de gobierno. Tiene ideas generales que serán enriquecidas.
La diputada Elisa Carrió lanzó ayer su candidatura presidencial por el partido Alternativa por una República de Iguales (ARI), en un acto en el que exhortó a “construir un contrato moral” y advirtió que “de lo contrario, nos vuelven a saquear en cinco años”.

Carrió fue proclamada como candidata por el sindicalista metalúrgico y diputado nacional por el ARI, Alberto Piccinini, en el Teatro Coliseo de la Capital Federal, donde la flamante candidata presentó un documento que será enriquecido en las próximas semanas, con las Bases de Discusión Programática para una República de Iguales.

La candidata exhortó a “construir un contrato moral de renuncia a nuestro peor rostro para volver a la utopía de nuestros abuelos, de la palabra, del esfuerzo y del progreso”.

“Hemos comprado la ficción del uno a uno, sabiendo que nuestros hijos iban a ser exiliados por persecución política o por falta de trabajo”, sostuvo Carrió, ovacionada en varios tramos de su discurso por los asistentes que colmaron las instalaciones del teatro porteño. Asimismo, subrayó que “muchos argentinos y argentinas se han convertido en desaparecidos sociales por culpa de estas ficciones malditas” y advirtió que “si no hay contrato moral, nos vuelven a saquear en cinco años”.

El encuentro comenzó a las 15, y una hora después la diputada comenzó su discurso sentada a una mesa ubicada en el centro del escenario del teatro, acompañada por el especialista en educación, Gustavo Lambrusccini; Lucy de Corneli, de Mujer Agropecuaria en Lucha; el especialista en ciencias políticas, José Nun; la diputada Marcela Rodríguez; el economista Rubén Lovuolo; el embajador Miguel Angel Espeche Gil; y la historiadora Hebe Clementi. Sentados en butacas ubicadas en una grada, detrás de Carrió, estuvieron los diputados provinciales y nacionales del ARI. “Logramos la fortaleza” para “caminar en el lodo” en la lucha contra “el régimen”, señaló la candidata y remarcó que “acá estamos, sin recursos, pero muchos más, habiendo pasado momentos de enorme éxito y también de mucha adversidad”.

Apuntó que “la generación de empleo depende de una política de ingresos, de Estado. Para la generación de empleo, lo primero que tenemos y lo que esta sociedad desea tener, es un lugar en el mundo”.

“Yo siempre digo que no hay nada mejor que un marido controlado, y acá digo que no hay cosa mejor que una democracia custodiada por una ciudadanía plena”, sostuvo en otra parte de su exposición. Subrayó que “para que este país sea digno, es necesario que no haya más un pobre en este país”.

“La opción en la lucha contra la pobreza, no para mantenerlos en la pobreza sino para sacarlos de la indigencia y de la pobreza, es un compromiso nacional de generación de empleo de producción y distribución masiva de alimentos, de que nadie esté por debajo de los niveles de dignidad material”, afirmó Carrió.

También expresó que “con políticos degradados y jueces obsecuentes no hay república” e insistió en que “hay que construir la república y refundarla”.

“Y la única nafta de una república es el mérito. Hemos renunciado al mérito. Vale más el amigo del juez, la amante del presidente, que el mérito”, remarcó la diputada chaqueña en el acto en el que se proyectó un video que reseñó su vida política, comenzando con su voto contra el Pacto de Olivos durante la Constituyente en 1994, hasta la difusión del informe sobre Lavado de Dinero. (DYN)

Socialistas, ausentes

Los dirigentes del Partido Socialista Unificado enviaron una carta criticando a la titular del ARI, Elisa Carrió y no asistieron al acto de lanzamiento de esa fuerza que se realizó en el Teatro Coliseo.

En una carta dirigida a Carrió y firmada por los diputados Alfredo Bravo, Rubén Giustiniani, Héctor Polino y el el ex funcionario porteño Norberto Laporta, los dirigentes socialistas condicionaron su permanencia en el ARI.

“Esperamos que las resoluciones que adopte el Congreso del Partido del ARI nos permitan seguir construyendo juntos las propuestas que la mayoría del pueblo argentino reclama para salir de la angustiosa situación en la que la hundió la barbarie capitalista”, señala en un párrafo la misiva de los socialistas.

En la carta, los socialistas reivindican su identidad política fundada en sus “irrenunciables convicciones en torno a la justicia social, los derechos humanos y la economía social” y recuerdan su carácter de co-fundadores del espacio político Alternativa para una República de Iguales.

El conflicto entre los socialistas y Carrió, es adjudicado por el entorno de la diputada chaqueña “a una disputa interna por candidaturas, no hay discusión programática ni nada por el estilo, lo que dicen es mentira, los socialistas pretenden digitar el armado de listas haciendo gala de un macartismo furioso”, afirmó un colaborador de Carrió. (Télam)

Por el cupo femenino

El cupo femenino, que desde hace once años rige para cargos legislativos y desde esta semana también para sindicatos y convenciones colectivas de trabajo, podría extenderse a los órganos de conducción partidaria si prospera en el Congreso un proyecto de ley que, en principio, contaría con el aval mayoritario de las bancadas.

El puntapié inicial de este debate fue dado por la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja, donde en base a un proyecto del ARI que propiciaba una distribución equitativa de los cargos partidarios entre hombres y mujeres, los legisladores lograron un principio de acuerdo para extender la exigencia del cupo femenino del 30 por ciento a las fuerzas políticas.

La idea de los diputados, entonces, apunta a que una ley obligue a los partidos políticos a modificar sus respectivas cartas orgánicas con el fin de que en todos los órganos de conducción partidaria esté garantizada la presencia de mujeres en al menos el 30 por ciento de los cargos, al igual que ocurre en las bancas legislativas y, a partir de ahora, en los sindicatos.

A diferencia de lo que ocurre con la discusión de la mayoría de los proyectos, donde las aguas se dividen según los colores políticos, cada vez que se presenta el debate sobre la presencia femenina en diferentes ámbitos se pone en escena una añeja rencilla de géneros que encuentra a hombres y mujeres enfrentados. Claro que pasado ya el umbral del año 2000,la propuesta para extender el cupo femenino a los partidos encontró en la mesa de discusión de la Comisión de Asuntos Constitucionales a una cantidad similar de diputados y diputadas de diferentes partidos que coincidieron en extender el cupo a las fuerzas políticas. (Télam)

asdfsdf


Comentarios


Carrió relanzó su candidatura a presidente