Celebridades, deportistas y realeza acuden a boda en Londres

Realeza, poder y fama se congregaron el viernes en la Abadía de Westminster para la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton.

David y Victoria Beckham, Elton John, el primer ministro David Cameron, la reina de España y los príncipes de Asturias y la crema de la nobleza británica estaban entre los cientos de invitados que acudieron al enlace real.

El campeón olímpico de natación Ian Thorpe fue de los primeros en llegar. Beckham, astro del fútbol, lució una imagen sobria en el recinto medieval con su melena engomada y peinada hacia atrás. A su lado, su esposa embarazada llevaba puesto un vestido negro que ocultaba su vientre.

Chelsy Davy, novia intermitente del príncipe Enrique, observó los alrededores mientras el príncipe permanecía de pie con su hermano frente al altar.

Los tabloides especularon sin fin sobre el estado de la relación de Enrique con Davy y su invitación a la abadía fue tomada como una señal de que la pareja aún se mantiene cercana.

Entre los invitados también estuvo el actor Rowan Atkinson, amigo del príncipe Carlos y reconocido por su simpático papel de “Mr. Bean’’; así como el cineasta Guy Ritchie, ex esposo de Madonna.

El cantante Elton John, que interpretó su propia versión de “Candle In The Wind’’, durante el funeral de la princesa Diana, acudió sin su exuberante estilo: uso un saco y una corbata relativamente discreta en tono lila.

La socialité Tara Palmer-Tomkinson llegó toda ataviada de azul rey: vestido, zapatillas y sombrero. Sólo sus aretes de diamantes eran de otro color.

Los invitados arribaron en pequeños camiones plateados, autos Bentley y Rolls Royce antiguos antes de caminar por una larga alfombra roja colocada frente a la abadía.

Las princesas Beatriz y Eugenia, hijas del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, lucieron sombreros que parecían esculturas.

Pippa Middleton, la hermana de Kate, fue la dama de honor. Lució un vestido en un tono claro, y guió a los pajes hacia la abadía.

Diplomáticos de más de 180 países y sus parejas inundaron el recinto hora y media antes del inicio de la ceremonia.

La primera ministra australiana, Julia Gillard, figuró entre los dignatarios extranjeros en la abadía.

Cameron, el viceprimer ministro, Nick Clegg, el alcalde de Londres, Boris Johnson, y el otrora primer ministro John Major, figuraban entre los principales políticos británicos convidados a la boda.

Muchas personas famosas quedaron fuera de la lista de invitados, entre ellos el presidente Barack Obama y otros líderes mundiales.

Tampoco fueron invitados los dos últimos primeros ministros británicos Tony Blair y Gordon Brown, en un desaire a su Partido Laborista, que tradicionalmente no es un fuerte seguidor de la monarquía como sí lo es el Partido Conservador, el que ahora gobierna.

AP


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora