Chico al borde de la muerte tras dispararse con una Magnum

Ocurrió en Patagones. El adolescente de 16 años estaba con amigos y se efectuó un disparo en la cabeza de manera accidental.

CARMEN DE PATAGONES

Un adolescente se mantenía anoche en grave estado en la Sala de Terapia Intensiva del hospital municipal de esta ciudad tras dispararse en forma accidental con un arma de grueso calibre. El hecho ocurrió durante la madrugada pasada en la vía pública.

La situación cobró trascendencia cuando la Policía comunal bonaerense tomó conocimiento sobre el ingreso a la guardia del hospital Pedro Ecay de una persona de sexo masculino que presentaba una herida de arma de fuego en la cabeza.

Cuando llegó hasta allí el personal policial estableció que el adolescente de 16 años se encontraba con grupo de amigos en la vereda de calle Belgrano al 800, casi esquina Joaquín Maza, del barrio Villa Morando ingiriendo bebidas. En ese contexto extrajo el arma de fuego que portaba y comenzó a manipularla, gatillando varias oportunidades. En forma imprevista el arma se disparó y un proyectil impactó en su cabeza, de acuerdo a lo que pudo constatar la Policía. Al chico le habría quedado un orificio de salida de cinco centímetros de diámetro, según algunos trascendidos. Por eso los médicos que lo recibieron tuvieron que practicarle cinco reanimaciones, ante una aparente pérdida de masa encefálica.

El joven llegó al hospital tras ser trasladado en un vehículo particular por su progenitor y un hermano.

Inicialmente, el personal policial no logró secuestrar el arma utilizada y manipulada por el menor. Luego, efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones concretaron una serie de averiguaciones, identificando a los jóvenes que estaban en el lugar al momento del hecho y una vez recibidas las pruebas testimoniales se determinó que el disparo se había producido en forma accidental.

Varias horas después se logró conseguir el arma. Era un revólver tipo Magnum, marca Rossi, calibre 357, sin proyectiles pero apta para el disparo.

La Policía de Patagones inició una serie de averiguaciones a los fines de determinar la procedencia del arma, dado que está considerada un arma de guerra, y resulta inusual que esté en poder de un menor. Incluso trascendió que se pedirían antecedentes a Viedma y otras localidades de Río Negro para contabilizar las denuncias de hurto o robo de este tipo de arma, a las que según los investigadores no resulta sencillo acceder por la vía legal, dado que se necesitan numerosos requisitos para portarla.

La Justicia bonaerense inició actuaciones por «lesiones graves por accidente» a través de la Unidad Funcional de Investigación Judicial (UFIJ) Nº 9, a cargo del Sebastián Foglia del Departamento Judicial Bahía Blanca.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios