Una lección de espíritu deportivo y compañerismo en los Juegos de Río Negro

Ocurrió durante el partido de vóley que jugaban estudiantes secundarios de Choele Choel y Cipolletti. Uno de los chicos sufrió una grave lesión.



Los chicos del equipo del CET 9 de Cipolletti unidos adentro y fuera de la cancha. (Foto: Alfredo Leiva)

Los chicos del equipo del CET 9 de Cipolletti unidos adentro y fuera de la cancha. (Foto: Alfredo Leiva)

El partido era intenso. Los jugadores de los dos equipos disputaban con los dientes apretados cada punto. Hasta que un grito dejó a todos paralizados.

Un chico del CET 9 de Cipolletti había rematado por sobre la red con fuerza y cuando apoyó los pies sobre el suelo, la rodilla de una de sus piernas cedió. A simple vista la lesión era grave.

El partido de vóley se paró. Sus compañeros miraban desconcertados y los profesores intentaban tranquilizar al chico que gritaba de dolor, mientras se pedía la asistencia de un médico. Los jugadores del secundario de Choele Choel se reunieron y observaron a la distancia lo que pasaba.

El partido entre los chicos de los colegios secundarios de Cipolletti y Choele Choel era intenso. (Foto: Alfredo Leiva)

Los chicos del CET 9 estaban desorientados. Algunos se tomaban la cabeza, otros no sabían qué hacer. Minutos después, llegó el personal de la ambulancia al gimnasio municipal 1 de Bariloche.

Los paramédicos inmovilizaron al chico lesionado, que seguía con mucho dolor. Cuando retiraban al estudiante lesionado, sus compañeros, los chicos del colegio de Choele y los jóvenes que estaban en las tribunas lo despidieron con un fuerte aplauso como para tratar de darle fuerzas.

Cuando retiraron al chico lesionado hubo un caluroso aplauso para darle ánimo. (Foto: Alfredo Leiva)

En otro sector del gimnasio, los partidos de vóley continuaban con normalidad como parte del programa de los Juegos de Río Negro.

Los chicos de Choele Choel retornaron a la cancha y se prepararon con algunos movimientos para reanudar el partido. Pero los jugadores del CET 9 estaban golpeados anímicamente. Algunos de los chicos intentaban contagiar un poco de energía al resto de sus compañeros, como para seguir adelante. La profesora y entrenadora del equipo inyectaba energía y les daba indicaciones como para no bajar los brazos.

El árbitro observó que el juego podía continuar y la pelota volvió a rodar por el aire. Pero ya no era lo mismo. Jugaron unos pocos puntos más hasta que los chicos cipoleños, con el acuerdo, del equipo de profesores, resolvieron parar. No estaban en condiciones de seguir jugando y se disculparon con los chicos del equipo de Choele Choel.

Todo el mundo los comprendió. Los chicos se saludaron uno por uno afectuosamente. La entrenadora del CET 9 les pidió disculpas a los estudiantes del equipo adversario y el partido finalizó.

Los chicos del CET 9 de Cipolletti se mostraron unidos durante todo el partido. (Foto: Alfredo Leiva)

Los chicos cipoleños se retiraron de la cancha. Algunos con lágrimas en sus rostros y recibieron un caluroso aplauso de sus ocasionales adversarios, que habían clasificado a otra instancia y del público que observaba el encuentro. “¡Pronta recuperación para el chico!”, gritó uno de los jugadores de Choele Choel a los chicos cipoleños que agradecieron el mensaje. Fue una postal distinta que se vio la tarde del jueves como parte de los Juegos de Río Negro, que se desarrollan en Bariloche.

Ayer, el subsecretario de Deportes de la provincia, Juan Pablo Muena, informó que el chico estaba bien, que había sido enyesado y que una ambulancia lo trasladará a Cipolletti, donde será operado.


Comentarios


Una lección de espíritu deportivo y compañerismo en los Juegos de Río Negro