Chrestia dijo que en la escuela de Roggetti «no había peligro»

NEUQUEN (AN)- En la escuela 197, donde se lastimó de gravedad la profesora Silvia Roggetti quien luego murió, «no había áreas de peligrosidad para docentes y alumnos». «El sector en obra no estaba habilitado para la circulación de los mismos» y «las señalizaciones y defensas se encontraban en condiciones».

Estas son algunas de las respuestas que dio la ex presidenta del Consejo Provincial de Educación, Graciela Carrión de Chrestia, al declarar como testigo en la causa civil que se inició por la muerte de Roggetti.

La profesora de educación física de 29 años trabajaba en la escuela 197, donde se dictaban clases a pesar de que parte del edificio estaba siendo refaccionado. En junio de 2000 se clavó el saliente de una malla cima en el ojo, y una semana después falleció.

Hubo una causa penal que se archivó sin encontrar a los responsables de su muerte, y una demanda civil entablada por los padres de la docente contra la provincia, el CPE, la empresa Lautec encargada de la obra y la Aseguradora de Riesgos del Trabajo Consolidar.

En esa causa civil, los patrocinantes de los padres de Roggetti, el estudio Ortiz y asociados, presentaron sendos pliegos con medio centenar de preguntas para que respondan dos testigos calificados: el gobernador Jorge Sobisch y la ex titular del CPE, Carrión de Chrestia.

Este diario accedió a las respuestas de Chrestia, quien contestó por escrito aprovechando el privilegio que le otorga su condición de secretaria de la Legislatura.

En principio, la funcionaria admitió que «tengo interés en la correcta resolución de la presente causa a favor del CPE», pero aclaró que esa «situación no obsta a que conteste en forma veraz».

Entre algunos «no recuerdo» y otros «no me consta», Chrestia aseguró que en la escuela donde se produjo el accidente fatal no había riego para docentes y alumnos. Por ejemplo, a la pregunta «¿cuáles eran las áreas al aire libre de mayor peligrosidad?», respondió: «No había áreas de peligrosidad para alumnos y docentes, por lo tanto no es posible graduar peligrosidad alguna».

Aseguró que «según los informes técnicos recabados inmediatamente de ocurrido el accidente, las señalizaciones y defensas se encontraban en condiciones».

Agregó que «el sector en obra no estaba habilitado para la circulación de docentes y alumnos», y ellos «se encontraban ajenos al riesgo».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios