Cien mil hectáreas de campo arrasadas por tucuras

La plaga avanza desde Chubut y llega hasta unos 100 kilómetros de Maquinchao.





INGENIERO JACOBACCI (AJ).- Más de 100.000 hectáreas de campo están siendo arrasadas por una gran manga de tucuras en la Región Sur rionegrina.

La plaga de estas «langostas sapo» -Dicrhóplus Maculipennis- que se comen cuanto verde encuentran en su camino comienza en territorio chubutense y se extiende a lo largo del límite entre Chubut y Río Negro. Actualmente afecta a más de 20 productores de la zona de Yamaniyeu, Prahuaniyeu y Talagapa, entre otras y llega a unos 100 kilómetros al sur de Maquinchao, localidad desde donde se la combate.

Como ocurre cada año desde principios de la década pasada, la naturaleza vuelve a golpear fuerte a los castigados productores de la zona. A las intensas nevadas que se registran cada invierno y que mata miles de ovejas y corderos se le suma la aparición de langostas en esta época del año.

Sin bien este año las primeras tucuras fueron vistas por los productores a fines de setiembre, en los últimos días se han convertido en una plaga casi incontrolable. Según informó el presidente del Ente para el Desarrollo de la Región Sur, Rodolfo Lauriente, la plaga comienza a divisarse a unos 100 kilómetros al sur de Maquinchao y se extiende hasta territorio chubutense afectando a más de 20 productores. «Hay sectores donde la plaga hace más daño que en otros. Incluso en algunas partes se está controlando y en otras no. Por eso hemos puesto a trabajar a una cuadrilla de tucureros y maquinarias para impedir que sigan avanzando» sostuvo.

En este sentido añadió que diez personas con mochilas recorren de a pie la zona afectada fumigando con veneno líquido, otras lo hacen desparramando cebo tóxico y la tarea se completa con una fumigadora mecánica que es remolcada por un tractor. Por otro lado algunos campesinos, preocupados por el desolador paisaje que está mostrando la zona con el paso de las tucuras, llamaron a sus pares a redoblar esfuerzos para exterminarlas cuanto antes. Sostienen que algunos productores «no están haciendo nada».

El llamado también lo hacen al Gobierno del Chubut. «Desde Chubut sólo trajeron 40 litros de veneno líquido y lo dejaron en una tranquera de un campo afectado. Después de varios días el dueño lo encontró mientras recorría el lugar a caballo. Nosotros convivimos con las tucuras desde hace años y Chubut nunca se preocupó demasiado por combatirlas» sostuvo Luis Lefiú quien, en años anteriores estuvo al frente de la patrulla de «tucureros».

Hace años que los campesinos de esta región están conviviendo con las langostas. Las primeras se detectaron en 1984. A partir de allí se transformaron en los nuevos habitantes del lugar. Luego de varios años de ausencia volvieron a aparecer en 1997 y de allí en adelante lo hacen todos los años en primavera. Según sostienen los campesinos, las tucuras desovan a unos cinco centímetros bajo tierra y cuando se registran años húmedos y calurosos proliferan.

Estas condiciones se vienen dando desde 1997 a esta parte, tiempo en el que se registraron inviernos muy nevadores y con abundantes lluvias y primaveras calurosas y con escasa presencia de viento.

Con el pasar de los días el paisaje se torna desolador. Los pastizales están siendo devastados al paso de las tucuras.

La forma en que las combaten

Las patrullas de tucureros salen a fumigar con Decis 5, un poderoso veneno y a esparcir el cebo tóxico (rebacillo de trigo, miel, agua y un insecticida llamado «dimetoato») que les provee el Ente. A esto se suma la fumigadora que es remolcada por un tractor. Los trabajos se realizan diariamente entre las 10 y las 17.30, horas en las que las tucuras salen a comer. Tanto el cebo como la fumigación han mostrado ser efectivos. Además, «están en época de apareamiento y luego de que lo hacen, desovan y se mueren. Eso ayuda bastante el trabajo de exterminación» afirmó Lauriente.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cien mil hectáreas de campo arrasadas por tucuras