Prisión en suspenso para policía acusado de abusar de una compañera

Lo condenaron a 3 años de prisión en suspenso. Los hechos ocurrieron en enero de 2014.

12 jul 2018 - 15:13

Un policía que trabjaba en la comisaría Cuarta fue condenado a la pena de 3 años en suspenso por haber abusado de una compañera que estaba a su cargo. La mujer lo denunció en 2014 y según su relato en tres ocasiones la acosó sexualmente. En una de ellas intentó besarla a la fuerza y en otra le tocó sus caderas. Todo ocurrió mientras trabajaban.

El oficial subinspector Esteban Daniel Epulef fue condenado, este mediodía, a la pena de tres años de prisión de ejecución en suspenso, tal como lo solicitó la fiscalía y la querella. Lo acusaron del delito de abuso sexual simple (tres hechos) agravado por haberse cometido por personal policial perteneciente a la fuerza policial en ocasión de sus funciones. Los magistrados analizaron las circunstancias de la denuncia y consideraron que se trataba de hechos de violencia de género y violencia institucional.

El subinspector fue denunciado por una mujer policía subalterna que prestaba funciones en las dependencias de la Oficina de Telecomunicaciones de la Comisaría Cuarta de esta ciudad. Los tres hechos ocurrieron el 2 de enero de 2014, el 8 de enero y el 29 de enero. Los primeros dos en horario nocturno y el último en horas de la mañana. Los jueces Alejandra Berenguer, Álvaro Meynet y Julio Sueldo – en el fallo – exhortaron además al ministerio de Seguridad y Justicia de la provincia de Río Negro para que arbitre los medios necesarios para que la Policía de la provincia cuente con una “división de atención a las problemáticas de género”.

En el fallo, la jueza Alejandra Berenguer argumentó: “La violencia de género que rodeó a todo el caso quedó plasmada claramente - amen de los dichos de la víctima y su psicóloga tratante por la versión de las propias autoridades policiales que declararon en este proceso, quienes brindaron una explicación deslucida y anacrónica del trámite administrativo como también del abordaje de la problemática”.

En la descripción de los hechos surge que el imputado Epulef “valiéndose de resultar ser el superior jerárquico de la denunciante, obligó a la víctima, valiéndose de amenazas consistentes en aplicarle sanciones disciplinarias a que se acerque adonde éste estaba para luego abusar de la misma efectuándole tocamientos en la zona de las caderas”.

En un extracto de la sentencia, los magistrados resaltaron “En los hechos ventilados en juicio no se trató solamente de una exigencia de índole laboral, sino que el ambiente de trabajo fue el lugar propicio para que se produjeran las conductas disvaliosas de parte de Epulef en relación a la denunciante, comenzando como un virtual acoso sexual para luego pasar a hechos materiales, tales como frotamientos, tocamientos, todos ellos con fines libidinosos y con connotaciones sexuales, y finalmente a besarla en contra de su voluntad”.

Todas estas circunstancias que forman parte de los tres hechos imputados acontecían en el ámbito del Centro de Telecomunicaciones de la Policía de Rio Negro, en ocasión en que Epulef y la víctima coincidían en el horario laboral, ya sea en las guardias o en los distintos momentos en que los relevos se producían. El aprovechamiento de su rango y poder que hizo el imputado, máxime si se toma en cuenta que la institución de seguridad para la que revista es de carácter vertical de modo tal que lo esgrimido cobra suma importancia”.

Agencia Cipolletti

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.