¿Cómo se arma un equipo? Parte II

Decíamos en la nota inicial, que la contratación de jugadores involucra responsabilidades a nivel profesional. ¿Cómo se controla todo esto? Con «la conformación de un equipo». ¿Qué es la conformación de un equipo? Significa «hacer equipo».

Primero tomando conciencia por parte de los dirigentes, que la inversión económica se debe proteger, que deben delegar esa función en alguien apto, con conocimiento de los temas que se refieren a estructura, organización y funcionamiento de planteles profesionales. También entender, que el control sobre una organización profesional requiere de una cobertura más que part-time.

¿Quién arma un equipo? Elegir es la palabra, es encontrar el profesional que construirá y dirigirá durante toda la temporada, el programa del equipo. Esta función

la cumple, en las mejores Ligas y en las Ligas menores de profesionales del mundo, quienes son llamados general manager o gerentes de equipo.

El lector se preguntará, ¿cuál es su rol ? No es un simple administrador. Genera y maneja los recursos, defiende los intereses de la institución, confecciona el presupuesto, obteniendo del mismo su óptimo resultado. Contrata cuerpo técnico, jugadores y conforma el resto del personal determinando las tareas a cumplir en cada área. Marca los lineamientos de las categorías formativas. Evalúa a todos los involucrados, en el cumplimiento y en todos los aspectos de su función. Maneja toda la logística inherente al equipo. En sus funciones y responsabilidades, tiene autoridad para modificar la estructura del mismo, en beneficio de un mejoramiento. Además de convencer y hacer sentir a todos los integrantes, que la responsabilidad, armonía, respeto, lealtad, sacrificio, solidaridad, en un equipo son sinónimos de éxito.

¿Esta función es necesaria? En muchos casos son los entrenadores los que no desean ni aceptan la función gerencial, sienten presión y temen su continuidad laboral. Tampoco los representantes de jugadores, porque no pueden manipular como lo hacen con los dirigentes.

Es alto el costo de lo que se pone en juego en una organización deportiva, y cuando de personas se trata, con intereses distintos, es muy difícil lograr un funcionamiento. Para eso están el general manager, que en cada toma de decisiones también pone en riesgo su trabajo profesional. Los dirigentes evaluarán, si estas decisiones en un futuro, las toma un profesional, o simplemente el dirigente de turno.

Cuando un equipo gana, ganan todos. Cuando pierde, pierden todos (desde los dirigentes hasta el utilero).

 

EDUARDO DARIO ARMER


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora