Correa habló desde el hospital y condenó el levantamiento

Agradeció la solidaridad recibida y solicitó calma. Dijo que no negociará si no se depone la actitud de quienes encabezan el “golpe de Estado”. Se encuentra en un nosocomio policial rodeado por fuerzas de seguridad. Ciudadanos mantienen concentración en plaza central.

ECUADOR

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, habló hoy vía telefónica desde el Hospital Policial donde ingresó desde la mañana sin poder salir hasta el momento por el cerco de policías sublevados que se mantiene alrededor del lugar y criticó duramente a los alzados.

Agradeció la solidaridad recibida al pedir que se guarde la calma, mientras se mostró inclaudicable en los principios que defiende, de la Revolución Ciudadana.

“No me siento a salvo”, aseguró Correa, tras afirmar que le afecta una “pena profunda por la situación que vive Ecuador, como ya la vivió Honduras y Bolivia”.

Dijo que desde hace algunas horas, el suero que le fue colocado por su cuadro de asfixia ante una bomba lacrimógena ya se terminó y que está listo para salir, mientras reveló que ha recibido a más de tres delegaciones policiales que admitieron su desinformación frente a las reivindicaciones salariales que detonaron la insubordinación.

El mandatario responsabilizó del hecho nuevamente a fuerzas de Sociedad Patriótica, partido del ex presidente Lucio Gutiérez (2003-2005) y reiteró que no se abrirá el diálogo mientras no se depongan actitudes de fuerza.

La de hoy es la más fuerte crisis que ha enfrentado Correa desde su ascenso al poder, en 2007.

DPA.-

“Si quieren matar al presidente, aquí está”

Apoyo a Correa en la plaza central


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios