Crespo pasó bien su primer examen

El allense quedó tercero en su debut en la monomarca. Los otros regionales terminaron y Fernández fue el ganador.

ROCA- El allense Julián Crespo tuvo un debut espectacular. Con apenas quince años, en una categoría donde la paridad es el común denominador, consiguió un impecable tercer puesto en la novena prueba de la temporada de la Copa KIA que fue uno de los complementos que presentó el TC-2000 y tuvo como ganador al puntano Marcos Fernández, nuevo líder del certamen.

Lo de Crespo fue muy bueno durante todo el fin de semana. Anduvo rápido en ensayos, logró un sorprendente tercer tiempo en clasificación -hubo dieciseis pilotos en apenas sesenta centésimas- y repitió en carrera, con un trabajo que fue de menor a mayor.

No largó bien Crespo y perdió una posición. Pero con el aplomo que puede tener un piloto que acumula horas de vuelo, espero que se formara la fila india y fue a recuperar lo que era suyo.

Cuando recuperó el tercer lugar inició la aproximación sobre Ernesto Bessone Jr. y en un par de oportunidades lo apretó. Ahí estuvo su otro acierto. Vio que no podía, por la paridad de los autos. Sólo buscando el roce estaba la posibilidad del sobrepaso, pero no lo hizo y se quedó con un tan merecido como festejado tercer puesto, que le abre muy buenas perspectivas para lo que resta del certamen.

¿La carrera? No tuvo el nivel de otras, donde seis o siete pilotos luchaban por la punta. Esta fue un monólogo de Fernández, quien se fue de Roca con el triunfo en la carrera y la punta del certamen, aprovechando que Diego Balderramo no pudo avanzar del cuarto lugar.

Los otros regionales también aportaron lo suyo. En una interesante recuperación, el viedmense Juan Manuel Sosa fue quinto y sumó buenos puntos para el campeonato -ya está cuarto-, mientras que el de Plottier, Alejandro López, venía en la pelea por las posiciones intermedias, hasta que un toque lo dejó relegado. Se merece una revancha.

«Todo salió como lo había pensado»

Ni bien terminó la carrera, sus familiares y amigos se le tiraron encima para festejar. Y la siguió en el podio. Después el allense Julián Crespo se tomó con calma su muy buena actuación en la Copa KIA, destacando que «todo salió como lo había pensado».

El joven piloto allense reconoció que «pensé que me iba a poner más nervioso, pero dominé bien la situación».

Señaló que «lo más complicado fue la largada, donde me pasaron, pero recuperé enseguida. En un par de vueltas lo apreté a Bessone, pero aguantó bien y preferí quedarme con el tercer puesto antes de cometer algún error».

Por último, Crespo comentó que «nos viene muy bien arrancar de esta manera. Es una linda forma de encarar este desafío y ojalá encontremos el respaldo necesario para seguir avanzando con este proyecto».

Muy contento también se lo vio al dueño de la categoría Eduardo Babaglio, quien expresó que «los pilotos de la zona demostraron una vez más que tienen talento. Lo que hizo Crespo así lo demuestra».

Juan Cruz Pisandelli mostró su manejo y llegó a la victoria

Un Pisandelli volvió a ganar en el «Desafío Chrysler». Esta vez fue el turno de Juan Cruz, el menor de los que corren, quien se anotó una impecable victoria en la cuarta presentación de la temporada.

Esta monomarca dio un buen espectáculo, tuvo tres punteros y hasta la aparición del auto de seguridad, después del piñón que a la salida del curvón se pegaron Ernesto Bessone Jr y Emilio Kalinowki.

Fue entre zonales -aunque dos de ellos ahora afincados en La Pampa- la lucha por la punta. El barilochense Nicolás Madero demostró tener buen temple, porque movió impecable. Se fue adelante, acechado por Fabián y Juan Cruz Pisandelli, quienes enseguida mostraron las «uñas» y toda su experiencia.

El primer golpe llegó en la horquilla. Se pasó Madero y Fabián Pisandelli le manoteó la punta. Juntos se fueron para adelante, ahí nomás el otro Pisandelli.

Fueron un par de vueltas intensas emotivas, donde Juan Cruz Pisandelli también dio cuenta de Madero. Y la aparición del auto de seguridad, que ayudó a juntar a todos.

En la reanudación, Juan Cruz Pisandelli lo pasó a su hermano y le hizo una luz. Para colmo, Fabián se complicó con Madero, quien lo superó y ya no abandonó hasta el banderazo a cuadros. Lo siguió como una sombra al líder, pero no pudo.

Mientras, Fabián Pisandelli se enredó con varios en su afán por recuperar y lo terminó pagando caro, porque apenas fue séptimo después de haber liderado la competencia de una categoría que respondió a las expectativas que había despertado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora