Cristina pidió unidad y consenso “sin rencores”

Pidió la aprobación del presupuesto y anunció una baja en la desocupación.

A 3 DÍAS DE LAS ELECCIONES

DyN

En el acto, la presidenta elogió a su candidato a vice y se rodeó de la “gente común” que protagonizó sus spots publicitarios.

BUENOS AIRES (DyN) – En el acto de cierre de campaña la presidenta Cristina Fernández volvió ayer a formular una convocatoria a la unidad de los argentinos y adelantó estar “dispuesta a desarrollar todas las políticas que beneficien a los 40 millones de argentinos”.

Admitió que “estamos en un momento difícil, complejo y turbulento del mundo” durante el acto en el Teatro Coliseo en esta ciudad, junto su compañero de fórmula, el ministro de Economía Amado Boudou.

“Yo no le guardo rencor a nadie, las cosas que han pasado me obligan a abrirme cada vez más, a tender la mano, a superar las diferencias”, dijo en un mensaje dirigido hacia sectores que, como el campo o parte de la dirigencia gremial, tuvieron fuertes diferencias con el gobierno.

Admitió que “no es fácil hacerlo porque hay intereses”, pero remarcó que “lo importante es que cada uno de esos sectores que defienden sus derechos comprendan que gobierno para los 40 millones de argentinos”.

Como una muestra de esa intención, fue notoria la presencia en primera fila del secretario de la CGT, Hugo Moyano, que en los últimos meses profundizó sus diferencias con la jefa del Estado, en un mensaje a todos los argentinos que se interpretó más dirigido en forma indirecta hacia la oposición, Cristina Fernández pidió “dejar de lado las circunstancias menores” para aprovechar lo que definió como “una oportunidad histórica” para el país”.

Con la prolija escenografía que caracteriza cada acto presidencial, en esta oportunidad los organizadores buscaron la forma de mostrar que el respaldo de la “gente común” al modelo y que sólo Cristina será la ganadora.

Por esa razón, estuvieron en el escenario sólo los protagonistas de los spots publicitarios que representaron los logros del kirchnerismo desde el 2003 con el único acompañamiento en el centro del ministro Amado Boudou que, aunque estaba anunciado, no habló. De todas maneras, se llevó el elogio de la presidenta que lo definió como “la fuerza de la alegría” y quien aportará “mayor institucionalidad real” a la Argentina.

En su mensaje, cargado de emotividad en las varias oportunidades en que recordó a su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, la presidenta defendió el proyecto iniciado en el 2003 que nos permite “pensar por primera vez a mediano y largo plazo”. Aprovechó para reclamar al Congreso que, a diferencia de 2010, le apruebe el Presupuesto 2012, adelantó que bajó la desocupación y admitió que “estamos en un momento difícil, complejo y turbulento del mundo”.

Estuvieron los hijos de la Presidenta, Máximo y Florencia, las titulares de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carloto; y de la Asociación Madres, Hebe de Bonafini, varios gobernadores (entre ellos el electo rionegrino Carlos Soria), artistas e intelectuales.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora