Cuando los chicos ven los golpes

Mercedes fue golpeada por un hombre sólo una vez. Eso alcanzó para hacer la denuncia y sacarlo de su casa y de su vida. Pero durante años aguantó la violencia psicológica. «Mi marido me desvalorizaba todo el tiempo. Si yo tenía un proyecto me decía 'para qué lo vas a hacer, si no servís' o si saludaba a alguien, que era una arrastrada. Es tanta la humillación que empezás a sentir que no valés, que nadie te va a mirar, que en serio sos una atorranta».

Eso fue lo que Mercedes soportó durante años. Y lo que vieron sus hijos. Cuando llegó a Quillagua la relación con su hija adolescente estaba casi destruida. «Fui una de las primeras en entrar al grupo y me di cuenta que si quería ayudar a mi hija antes tenía que solucionar mis propios problemas. Creía que era una madre cuidadora, pero era una madre autoritaria. El mismo maltrato que yo recibía se lo dí a mis hijos, sobre todo a la nena, que así llegó al alcohol, las drogas y hasta un intento de suicidio». Lo que más le pesa a Mercedes es no haber parado con todo eso antes.

«Le estaba enseñando a la hija a quedarse callada, a que la insulten, a que la humillen», dice y escupe su mayor dolor. «Una vez a mi hija un novio le rompió el tímpano de una trompada. Yo le expliqué que no debía permitirlo, que ella valía… pero qué decirle cuándo ella me vio a mí todo el tiempo aguantar eso». Para evitar que a otros chicos les pase lo mismo que a los de Mercedes, en Quillagua pusieron en marcha un taller destinado a hijos de mujeres golpeadas y testigos de violencia familiar. Van chicos de entre 8 y 11 años.

Notas asociadas: Sin recursos ni ayuda, encontraron una salida al drama de la violencia familiar  

Notas asociadas: Sin recursos ni ayuda, encontraron una salida al drama de la violencia familiar  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios