Cuarenta muertos por un atentado en Irak

Actualizado a las 11:50

Bagdad (Télam-SNI).- Un atentado explosivo perpetrado contra una base estadounidense-iraquí en la ciudad de Mosul, al norte de Irak, provocó al menos 40 muertos y 20 heridos, informaron fuentes policiales. Fuentes del Ministerio del Interior iraquí, en tanto, dijeron que el ataque tuvo como objetivo a un grupo de reclutas de las fuerzas armadas iraquíes en la base Azki Kalak. Pocas horas después de producido, el atentado fue reivindicado por el Consejo Consultivo de lso Mujaidines, organismo constituido el pasado 15 de enero por siete grupos armados sunnitas.

«Un hermano de la Península de Mahoma (Arabia Saudita), un león de la brigada de Abi Dujana Al Ansari, que llevaba un cinturón explosivo, se lanzó esta mañana contra la base de los cruzados en la ciudad de Tall Afar», se lee en el mensaje dado a conocer por internet. «La operación bendita provocó centenares de muertos o heridos», agregó. El comando estadounidense en Bagdad, por su parte, indicó a través de un comunicado que no hay víctimas norteamericanas en el atentado de Mosul. Al mismo tiempo, la explosión de un coche bomba en el barrio chiita de Bagdad causó hoy al menos un muerto y tres heridos, dijeron fuentes policiales.

Por otro lado, la policía informó que un disparo de mortero estalló en las oficinas de la organización del religioso chiita Moqtada Sadr en Baquba, 65 kilómetros al norte de la capital, hiriendo a dos personas. En tanto, el vocero de la Alianza Iraquí Unida, la lista única chiíta ganadora de las elecciones de diciembre, acusó hoy a las fuerzas norteamericanas de haber actuado de acuerdo con «fuerzas especiales sunnitas» para cometer la masacre de la mezquita Al Mustafa en Bagdad, donde anoche fueron muertos al menos 26 chiítas, informó el canal de televisión Al-Irabiya.

En una conferencia de prensa, el vocero de la Alianza, Jawad Al-Maliki, declaró que «hay fuerzas especiales iraquíes fieles a los norteamericanos que matan a la gente». Maliki citó luego a un testigo ocular, que dijo haber asistido a la irrupción en la mezquita de Al-Mustafa, en la periferia oriental de Bagdad, de agentes sunnitas de las fuerzas de seguridad gubernamentales iraquíes.

Al respecto, el gobernador de Bagdad, Hussein al Tahan, anunció que suspenderá toda cooperación con Estados Unidos, tras el ataque de ayer a la mezquita. Por su parte, la Organización Badr, milicia vinculada al Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (SCIRI), el principal partido chiita, reclamó hoy la expulsión del embajador estadounidense Zalmay Khalizad. Un pedido en tal sentido ya había sido adelantado esta mañana por el secretario general de la Organización Badr, Hadi Al-Amiry, acusando a las tropas estadounidenses por la masacre de anoche.

Paralelamente, el diario New York Times difundió hoy un informe secreto según el cual el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, estaba decidido a lanzar una acción militar contra Irak sin una segunda resolución de las Naciones Unidas y sin que fuesen halladas armas de destrucción masiva. Bush expresó esa decisión en un encuentro de dos horas que mantuvo en la Casa Blanca, el 31 de enero de 2003, con el primer ministro británico, Tony Blair, escribió el diario.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios