Cuenca perdió en una escandalosa definición

#

César se quejó porque no podía ver por un golpe ilegal que le aplicó Troyanovsky.

Boxeo

El chaqueño César Cuenca perdió ayer en Rusia y por nocaut técnico en el sexto round el título mundial superligero de la Federación Internacional de Boxeo ante el local e invicto Eduard Troyanovsky. La pelea tuvo un final polémico, ya que desde el rincón del argentino reclamaron que Troyanovsky golpeó con la rodilla a Cuenca, provocándole un corte sobre el ojo izquierdo que le impedía ver, aunque en distintas repeticiones de la televisión no se observa ningún contacto de ese tipo. A Cuenca, quien llegó invicto y con 48 triunfos, la derrota le costó el título superligero en el Basket Hall Arena de Kazan. Después de la confusa acción que terminó con Cuenca en el piso cuando promediaba el sexto round, el chaqueño, parado en su rincón, le pidió al árbitro que pare la pelea porque no veía. El árbitro accedió y el ruso empezó a festejar con sus colaboradores. Entonces, los integrantes del rincón argentino subieron al ring y comenzaron a increpar al juez, y uno le gritó que el golpe que cortó a Cuenca fue con la rodilla. Pero las repeticiones de la televisión mostraron que fue un gancho ascendente el que sintió el argentino, más allá de que el ruso después perdió el equilibrio y terminó con su cuerpo encima del chaqueño. “Nos acaban de afanar, este gil no te ganó, se te tiró arriba porque estaba muerto”, le gritó a Cuenca su entrenador luego de que se conoció el fallo. Otro de los integrantes del rincón del argentino tomó el brazo del referí David Fields e intentó levantárselo al tiempo que le gritaba “vos ganaste la pelea”. De todas maneras, y pese a las críticas e insultos de su rincón, Cuenca se mantuvo al margen y tranquilo.


Comentarios


Cuenca perdió en una escandalosa definición