Dayana, la primera delegada gremial trans de ATE en Neuquén

Es una trabajadora del área de Diversidad que fue electa en representación del sindicato. En 2019 logró terminar la escuela secundaria. La inserción laboral en el mercado formal de las personas LGBTIQ+ aún es una deuda del Estado.

Dayana Priscila Esmeralda Torres fue electa delegada de ATE Neuquén en el área de Diversidad. Es la primera vocera gremial del colectivo LGTBIQ+ en la administración provincial y la primera delegada trans en el país, se señaló desde la Mesa por la Igualdad.

“Aún no fui a reuniones con delegados y delegadas, será un impacto me imagino al entrar, buscaré capacitarme y tener más herramientas para informarnos de nuestros derechos y pelear por los pases a planta y las cosas que correspondan”, aseguró Dayana.

Explicó que la propuesta de ser delegada de su sector llegó de un compañero de ATE, de la línea de Carlos Quintriqueo, actual secretario general.

Con el cese de las restricciones para hacer asambleas y la normalización de la actividad electiva gremial que fue suspendida por decreto nacional durante la pandemia, ATE Neuquén reanudó la renovación de autoridades y la votación de delegadas y delegados en cada sector.

Hubo lista única y llegó el respaldo de su sector para que resultara electa en representación de un área donde hay personas lesbianas, gays, heterosexuales y transgénero.

Fue otro compañero que trabaja en la Universidad Nacional del Comahue la que la alentó a postularse en un proceso electivo. “Estás preparada para eso, tenés que ser delegada y a ganar espacios”, fue la recomendación de Celestino Luna, dijo Dayana.

Hace seis años que trabaja en la dirección de Diversidad de la provincia de Neuquén, antes estuvo en la Legislatura, primero en el sector cocina y luego en el área administrativa del Frente de Todos.

La militancia primero por la visibilización y luego por los derechos de las personas trans, tiene tantos o más años en la Mesa por la Igualdad.

Y antes ejerció como trabajadora sexual, un común denominador, dijo, del colectivo trans que desde la niñez padecen la expulsión de todos los ámbitos familiares y educativos.

En su caso, fue literal: a los ocho años armó sus cosas en una bolsa y se escapó a la calle de las golpizas y la violencia en el hogar que intentó “corregirla” con baños tortuosos de agua fría.

Luego a los 13 fue arrastrada por el personal directivo del CPEM 18 hacia la calle con su portafolios marrón, cuando descubrieron sus labios rojos pintados con remolacha. En 2019 finalmente logró terminar el secundario.

“Tengo 39 y hoy levanto mi voz de mujer, feminista y ahora delegada trans de mi querida provincia de Neuquén”, afirmó histriónica y alegre, pero con una postura serena y centrada en explicar que aunque es peronista y “de Cristina”, integró el espacio abierto por el gobierno del MPN durante el gobierno de Omar Gutiérrez para trabajar en la recuperación de derechos para el colectivo LGBTIQ+.



“Busco romper el mito. Sin ser del MPN, puedo trabajar por los derechos de las diversidades desde este espacio que se abrió en la provincia, y colaborar en generar políticas públicas, esto lo traemos también desde la mesa por la Igualdad”; dijo Dayana.

Agregó que a pesar de arrastrar un importante baúl de recuerdos de sufrimientos “somos valientes y podemos demostrar que no sólo servimos para el trabajo sexual: logré terminar mi secundario e ir más allá de todos los prejuicios para representar a mi colectivo y ahora a mis compañeras, compañeros y compañeres: renacer y sobrevivir, transformar la tristeza en alegría y pensar que los sueños se pueden hacer realidad”, sostuvo.

Insistió en aclarar que pelea por recuperar derechos negados sin competir con otras personas. “Tenemos derecho a pagar por nuestra casa, a tener acceso a la salud y que nos atiendan, a capacitarnos para que nos elijan en un trabajo y no nos descarten por nuestra apariencia”, planteó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios