Regata 2022: desde al agua, las chicas piden que sean más

La Regata arrancó la edición 2022 con una cifra récord de 300 palistas pero sólo el 14% son mujeres. Las que se animaron al desafío de este año, invitan a que se sumen más para el próximo.





Cuando el sábado pasado la organización de la Regata entregó el extenso listado definitivo para la edición 2022, la cifra récord de participantes entusiasmo a todo el círculo que gira alrededor de la travesía. Los 300 participantes y casi 200 botes en línea de largada eran todo un récord para la historia de la prueba.


Sin embargo, en la disección fina de quiénes tomarían parte de la nueva aventura por el río Negro, se comprobó que sólo 44 mujeres, con el remo en mano, estarían dispuestas a dar batalla y soportar siete días de calor y mucho esfuerzo.


Si el detalle se amplía sobre el números de chicas que se animaron al reto, sólo 11 lo hicieron en soledad: hay un K2 damas olímpico compuesto por Verónica Dinoia y Yanina Di Nardo, y tres K1 con la maragata Andrea Bianchi y las dos misioneras: Costanza Bernal y Mariana Duarte.

Andrea Bianchi, una de las tres solitarias palistas en K1 damas.


Hay tres K2 damas travesía en los cuáles viajan las neuquinas Mariana Méndez e Iris Sepúlveda, del flamante club Social y Deportivo Río Limay dirigido por Pascual Orellana, Ana Navarro y María Jose Comezaña, de Villa Congreso, y Cecilia Cabeza y Claudia Menjido, del Italiano de Neuquén. Las otras 33 chicas en competencia lo hacen en botes mixtos del tipo travesía.


¿Cuál es el motivo del bajo número de palistas femeninas en la Regata?


“Quizás sea por temor. La prueba es muy exigente y hay que estar bien preparadas para afrontarla. Hay que entrenar en invierno y a veces los medios y las condiciones climáticas no son buenas. Es sacrificado”, afirma Mariana Méndez, quien comparte bote con una neuquina se que se vino desde muy lejos para afrontar el desafío.


Iris Sepúlveda vivió los últimos 20 años en Estados Unidos y siempre le gustaron los grandes desafíos deportivos. Volvió el año pasado a Neuquén y comenzó a prepararse para correr la Regata, que era un reto pendiente.
“Hay que ponerle corazón a lo que se hace, estoy feliz con mi primera experiencia. Me entrené con ganar, la convencí a Mariana, que es mi prima, para que corra conmigo. Las dos somos de Plottier y acá estamos”.


Mariana afirma que el año que viene se va a animar a correrla sola, en la categoría que siempre cuesta armar porque no hay muchas palistas solitarias que se animen al desafío. Este año se juntaron tres gracias al aporte de las dos chicas de Posadas, representantes del club misionero Náutico León Seró y al regreso de Andrea Bianchi a la categoría.


“Somos muy poquitas la verdad, pero estoy muy contenta que se haya abierto la categoría damas porque siempre pasa esto. Somos bastantes en mixtos, pero solas o en K2 no. Nosotras siempre estamos invitando a más mujeres que se sumen a la Regata”, cuenta la representante de la Escuela Municipal de Patagones.


¿Por qué no somos tantas? Porque es súper sacrificado. Si uno quiere llegar bien a enero, cuando se corre la Regata, se sabe que tiene que pasar por todo el invierno entrenado. Además el maratón es así, no hay muchas opciones. Te tiene que gustar”, asegura Andrea, que comenzó con el canotaje cuando tenía 14 años y ya a los 15 tuvo su primera experiencia en la Regata.

Dinoia- Di Nardo, el único K2 damas de la competencia.


“En el 2019 corrí en un K2 pero estaba empecinada en correr en K1, no quería hacerlo en mixto. Ojalá que con el tiempo se sigan sumando, como estas chicas misioneras que vinieron desde tan lejos a formar parte de todo esto”, agrega Andrea, quien comparte la decisión que tuvo la organización de que también las chicas del K1 y K2 tuvieron dos pruebas contrarreloj. “Son situaciones que nos igualan y es así como debe ser”.


“Río Rosa”, el canotaje al servicio de la salud


A la largo de las etapas de la Regata no dejó de sorprender la presencia de un bote con una leyenda en la proa donde se podía leer “Río Rosa”. Se trata de un programa que trata de que en cada una de las escuelas náuticas, se ha capacitado a las docentes para que reciban a las mujeres recuperadas de cáncer de mama.

Botes para nueve mujeres recuperadas de cáncer de mama.


“La idea es que practiquen una técnica de paleo particular que le ayude a la recuperación, sobre todo al auto drenaje linfático. En las escuelas tenemos kayacs y lo que primero se hace es la pérdida del miedo al agua a través de un trabajo en grupo”, cuenta Susana Fantini, quien es directora de Gestión Deportiva de la Secretaría de Deportes.


“Adquirimos dos botes grupales para nueve personas, y lo vamos itinerando por toda la provincia, ahora hay uno en Viedma y el orto en Regina, y lo que vamos haciendo es llevarlo por las escuelas náuticas del Alto Valle en el caso del que está en Regina, para que practiquen la técnica de paleo específico”, agrega Fantini.


El programa nació en octubre del año pasado, mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama, y se hizo me manera conjunta con el área afectada a la problemática del Ministerio de Salud de la provincia.


“La técnica de paleo ya había sido adoptada por grupos de mujeres autoconvocadas como las Valkirias Rosas de Regina o Rosas del Valle, en Roca… Ellas mismas comenzaron a demandar estas actividades y lo que nosotros hicimos fue institucionalizarlas en cada una de nuestras escuelas para democratizar el acceso y que cualquier mujer pueda realizar la actividad”.


Se reanuda la acción con la quinta etapa


Luego del merecido día de descanso, los palistas vuelven a la acción con la realización de la quinta etapa de la travesía, que se largará en el Establecimiento Rural Bacciadone y tendrá como punto de llegada el balneario de Conesa.

Damián Pinta y Facundo Lucero, los líderes de la Regata del Río Negro.


En principio el horario de partida estaba estipulado para las 13, pero antes del comienzo del cuarto parcial en Luis Beltrán hubo reunión de delegados y se acordó junto a la organización que debido a la altas temperaturas, la etapa se largará a las 11.


Luego de dos etapas cortas, como lo fueron la tercera y cuarta, la competencia regresa a las de largo aliento. Este quinto parcial tendrá una distancia aproximada de 40 kilómetros y el tiempo que demandará en recorrerla para las primera embarcaciones será de poco más de dos horas y media.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Regata 2022: desde al agua, las chicas piden que sean más