River le ganó a Táchira con goles uruguayos y pisó firme en el inicio de la Copa Libertadores

Boselli y Fonseca, desde más de 30 metros, le dieron la victoria al Millonario en Venezuela.

River lo busco siempre y tuvo su premio. La garra (y el talento) uruguaya dijo presente en San Cristóbal y, con goles de Sebastián Boselli y Nicolás Fonseca, le ganó 2-0 a Deportivo Táchira, en el arranque de la Copa Libertadores 2024, en su grupo H.

Martín Demichelis sorprendió al poner tres delanteros, pero el equipo no perdió equilibrio y rápidamente ganó la zona media. Cuando se encendió Nacho Fernández, aparecieron las primeras ocasiones de gol y si el cero no se rompió fue porque a Miguel Borja le falló la puntería. Entre los 13 y los 17 minutos, la Banda tuvo tres chances, dos en los pies del Colibrí y un disparo de Rodrigo Aliendro desde lejos. A esa altura, el partido se jugaba como quería River.

Después de los 20 hubo paridad. El local se animó un poco más, Bryan Castillo complicó a la última línea argentina y el público, por primera vez, se animó a alentar. Sin embargo, cada vez que se lo propuso, el Millonario llegó hasta el área rival, siempre con Nacho como punto más alto. Discontinuos Pablo Solari y Facundo Colidio, el mayor riesgo llegó cuando el Fernández se asoció con Borja.

Táchira, replegado, intentó salir rápido y cada córner fue como un penal. Apostó todo a un cabezazo goleador, pero la defensa millonaria se mostró sólida y Franco Armani tuvo un primer tiempo muy tranquilo.

Antes del descanso, River volvió a inquietar y esta vez fue por intermedio de Colidio, quien ganó en las alturas y casi pone el 1-0. Sin descollar, el equipo de Demichelis mereció más, aunque tuvo que conformarse con un 0-0 camino a vestuarios.


Entró el Diablito y llegaron los goles


El Millo no tuvo ideas en el arranque del complemento y el cambio de fichas se empezó a imponer. Con Borja aislado y poco juego por los costados, hacía falta un socio para Nacho, siempre con el cartel de jugador más peligroso. Encima, Táchira emparejó las acciones, aunque siempre apostó por el pelotazo largo o alguna bola quieta. Como González Pirez y especialmente Paulo Díaz estuvieron muy firmes, al local se le hizo cuesta arriba.

A los 22, Demichelis buscó un golpe de efecto y mandó a la cancha al Diablito Echeverri. Y la movida le salió perfecta. En tres minutos, el talentoso volante armó un lío de aquellos. Provocó otra jugada para Borja, inquietó con un tiro libre y de esa segunda jugada, llegó el estallido visitante. El Colibrí mandó un centro, Boselli la fue a buscar, respondió el arquero y en el rebote, la pelota dio en la cara del uruguayo. 1-0 en un momento clave, para empezar a asegurar los primeros puntos en la Libertadores 2024.

Y 8’ más tarde, el golazo de la noche. Fonseca vio adelantado al arquero, le dio desde más de 30 metros y, de manera espectacular, definió la historia. Los gritos tardaron en llegar, pero se hizo justicia porque River lo buscó siempre y tuvo su premio con dos apariciones que llegaron desde el otro lado del charco.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios