“Despedida”



Todos los días son buenos para celebrar y saludar en el mes del trabajo. Aprovecho este espacio para saludar y agradecer. Agradecer a quienes desde hace 31 años son parte importante de mi vida laboral (muchos siguen prendados a mi vida afectiva). Con todos ellos compartí momentos gratos y no tanto, pero siempre de crecimiento, sueños y respeto. Me voy a permitir señalar a los que han sido columna en mi vida laboral. Mil abrazos a mi querido Osvaldo Arabarco. El gordo (amigo y maestro) ha sido el responsable de muchas de las cosas que hice, porque solidaria y desinteresadamente me abrió –¡como a tantos!–, siendo muy cachorra, tantas puertas: la radio, la tele la escuela. Tiempos de mi primer amor periodístico y comunicacional: LU5 Radio Neuquén. Mil abrazos a Oscar Massei (quien es mi hermano y amigo del alma), con quien ingresé al maravilloso mundo de la política y de quien aprendí la dignidad del trabajo y la decencia en los espacios de representación de los trabajadores (lo conocí cuando, apenas privatizada LU5, me echaron y él como abogado me ilustró sobre deberes y responsabilidades de empleados y empleadores). Mil abrazos a Ricardo Villar y Raúl Radonich, con quienes tuve el honor y el placer de cerrar parte del ciclo de trabajo militante. Hoy me enorgullece haber estado con ellos. Fueron y siguen siendo ejemplo de trabajo y dignidad. Mil abrazos a todos los compañeros periodistas/trabajadores de prensa que transitaron las instancias difíciles de recuperación del Sindicato de Prensa de Neuquén. También a quienes luego militaron y militan en nuestra organización gremial. No conocí otro trabajo sindical con tanta convicción, pero en la más solitaria e incomprendida tarea solidaria. Ante muchos, el absurdo de quienes están en contacto con todas las demandas y las difunden, pero no pueden divulgar sobre sus contextos laborales ni sobre sus propias luchas. Quiero agradecer y abrazar fuertemente a mis compañeros docentes, directivos, administrativos y auxiliares de servicio con los que compartí por muchos años en diversos colegios de Neuquén capital. CENS 226, colegio San Martín, CPEM 26, 12, 72, 62 y nuestro querido colegio Don Bosco. En mi abrazo especial a Silvia Daffara, Mercedes Casaretto, Alicia Parra, Silvia Arias, Edmundo Rivanera, Gladys Sandoval, Vanina Ameneiro y Sandra Belyin, me despido de todo ese equipo hermoso que me permitió vivenciar la docencia en un ámbito en que se lleva a la práctica un aspecto de mi fe (Mateo 25,31-46). El remate que dieron –hecho regalo– es muy hermoso, lo abrigo en mi corazón y tiene un lugar preferencial en mi casa. Finalmente, un abrazo y mi especial agradecimiento a mis queridos amigos y compañeros de la vida y de trabajo en tiempos difíciles (Canal 7 de Neuquén), pero no por ello menos agradables. Tan agradable que hicieron germinar y mantener una amistad que persiste en el tiempo y en todas circunstancias: profesionales, laborales, personales, familiares. Gracias por estar siempre a mi lado Eugenia Chorny, Edgardo Muñoz, Juan Pablo Grigioni y Claudio Clementín. Ahora, mis amigos, paso a disfrutar otra instancia que no dejará de ser productiva, aunque desde el 1 de mayo (vaya paradoja) soy una flamante jubilada y ¡me encanta! Gracias a todos: compañeros periodistas y docentes con los que compartí más de tres décadas de trabajo. Saludo a todos. Susana Penchulef, DNI 11.841.683 Neuquén

Susana Penchulef, DNI 11.841.683 Neuquén


Comentarios


“Despedida”