Diputados se solidarizaron con los trabajadores despedidos de MAM

Presentaron una iniciativa para garantizar la continuidad laboral de los trabajadores, y cuestionaro el accionar del dueño de la madedera.

Los trabajadores despedidos de MAM repartieron volantes sobre la ruta 7, en inmediaciones al predio donde funciona la madedera.

Los manifestantes recibieron adhesiones de los conductores que recibían los panfletos que reclaman la reincorporación de los empleados que fueron despedidos.

Te puede interesar: “Siempre terminamos pagando los obreros” afirman en la maderera de Neuquén”

“Hoy a la mañana hicimos una volanteada, con mucho éxito. Y una juntada de dinero para un fondo de lucha. Tuvo muy buena recepción de la gente. Fue sobre ruta 7 frente a la fabrica. Nos ayudaron varias organizaciones, compañeros de la cerámica, las textiles, afirmó Luis Sides uno de los trabajadores suspendidos de MAM.

Mañana se realizará una asamblea, para evaluar la situación de las suspensiones. “El martes seguro va a ser un clave, porque el dueño va a querer abrir. Vamos a ver qué vamos a resolver mañana en asamblea a la tarde. Porque supuestamente el martes los suspendidos tienen que volver a trabajar, se nos vence la suspensión”, aclaró Sides.


“Compramos una empresa en una decadencia total y gastamos mucha plata para ponerla a punto, pero las condiciones coyunturales del país y la provincia cambiaron las reglas de juego”, argumentó ayer Gustavo Bergese, propietario de Maderas al Mundo (MAM), tras conocerse el despido de la mitad del personal de la planta y la suspensión por 30 días de la otra mitad.

Los trabajadores se encontraron con la noticia ayer a la mañana, cuando llegaron a su lugar de trabajo en el Parque Industrial, pese a que la empresa aseguró haber enviado los telegramas el viernes. Un grupo ingresó al predio traspasando un alambrado y otros permanecieron en los portones, aguardando en vano la asignación de tareas. Por la tarde resolvieron pasar la noche por temor a que sea “vaciada”.

La crisis de MAM venía siendo anticipada por su dueño, quien pidió al Estado un salvataje para salir a flote. “Yo invité a todos los ministros a que vengan a ver que esta planta se compró con plata de ahorros de los chicos, mía, con el trabajo de toda una vida. Todo lo que hemos hecho y producido está acá adentro, no hay vaciamiento”, señaló ayer Bergese.

El procedimiento preventivo de crisis había sido iniciado en abril en la subsecretaría de Trabajo, pero la negociación entre la parte empresaria y el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Maderera no pudo terminar en acuerdo. “Se cerró mediante un escrito y se dispusieron estas dos medidas: el despido del 50% de los trabajadores que son los que menos antigüedad y cargas de familia tienen, y la suspensión del otro 50% durante 30 días por las mismas razones que justificaron la crisis. Esto no significa un cierre de la planta, significa que cuando venza la suspensión van a volver a trabajar”, explicó Nicolás Funes, abogado de la empresa.

Serán poco menos de 50 personas quienes conservarán su empleo, ya que la planta total era de 92 empleados directos.

Desde MAM se atribuyó la crisis a la situación de la fruticultura, al aumento de la tarifa eléctrica y a la apertura de importaciones desde Chile.

En febrero pasado Textil Neuquén cerró sus puertas en el Parque Industrial y despidió a 36 obreras, que aún reclaman sus indemnizaciones.

En números

Datos

46
son los operarios que fueron despedidos por la firma. Una cifra similar fue suspendida durante 30 días.

Temas

Despidos

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios