Después del apagón, una fiesta Gigante

Neuquén barrió la serie y es finalista de la A-2. El partido estuvo detenido por un corte de luz.



NEUQUEN (AN).- Las luces del Ruca Che son neuquinas, pero están lejos de ser “confiables”. Un sorpresivo apagón puso piedras en el camino del espectáculo, pero no en la producción de Los Gigantes del Sur, que rindieron en gran forma, vencieron a Independiente de Avellaneda, por 3 a 0 y se clasificaron para la final de la A-2 de la liga Nacional de Vóley.

Con este pasaporte, Neuquén tiene dos chances para llegar a la elite, porque si no gana la definición (anoche jugaban San Lorenzo-Boca), estará la alternativa del repechaje ante el penúltimo de la A-1.

Como ocurrió en el primer encuentro, jugado en Dolores, el “Rojo” cometió muchos errores en recepción y el dueño de casa lo aprovechó a la perfección. Marcó diferencias de movida y no tuvo problemas en cerrar el primer set, por 25-20, en sólo 22 minutos.

El inicio del segundo resultó más parejo y además fue el del susto. Con el partido 14-13 en favor del dueño de casa, se apagaron absolutamente todas las luces del estadio, durante dos minutos.

Por suerte, se trabajó con rapidez y a los 15 minutos, el encuentro estaba en marcha y otra vez con dominio de Los Gigantes, que estiraron la ventaja, después se dedicaron a mantenerla y se pusieron 2-0 (25-22, en 24).

A esa altura, todos preparaban el festejo. Independiente estuvo muy lejos de aquel equipo que dio la nota en el “Gigante” del barrio San Lorenzo y en ningún momento complicó el andar de los de Miguel Agostinello.

La muestra más clara fue en el tercer set, donde Los Gigantes fueron una “maquinita”, prácticamente no cometieron fallas y sellaron la historia con un cómodo 25-18, otra vez en 22 minutos.

En medio de una performance muy pareja en todos los aspectos, los puntos más alto pasaron por el armado de Gabriel Costa, la potencia de Jeferson y el estupendo tercer set de André De Souza, el refuerzo que llegó en el verano y aportó muchas soluciones en el team capitalino.

Al ritmo de la Cumbia del Dino

NEUQUEN (AN).- Una banda neuquina, fanática de los Gigantes del Sur, escribió La Cumbia del Dino y anoche fue la combinación perfecta para la victoria del equipo sureño.

El tema sonó en cada descanso, como así también al finalizar el partido y gran parte de las 3.800 personas que se acercaron hasta el Ruca Che, salieron del estadio con el hit metido en la cabeza.

Como se pronosticaba, el marco de público fue muy bueno, superior a las anteriores presentaciones del elenco que orienta Miguel Agostinello. Ante esto, es una fija que el estadio estallará para las finales.

La barra que más alentó, llegó del interior: una vez más Picún Leufú dijo presente y salieron tres colectivos colmados desde la localidad neuquina hasta la capital.


Comentarios


Después del apagón, una fiesta Gigante