DÍA DE LA INDUSTRIA METALÚRGICA: Expandirse en tiempos de recesión

Pese a la contracción de la economía, hay empresas que apuestan a crecer.

En tiempos de crisis, hay empresas en expansión. Es el caso de Jose Sgrilletti S.A., fábrica de máquinas frutihortícolas y cadenas industriales emplazada en Roca. Creada en 1963, fue la primera en la zona en producir cadenas y otros insumos para las máquinas de los empaques. Sus fundadores -José Sgrilletti, un matricero italiano de 41 años que llegó a la región contratado por IMEPA, y su socio Alejandro La Pusata, por entonces de 25 años, que tenía un torno y un empuje a toda prueba- se instalaron en un galpón de la calle Brasil. Los primeros productos fueron piezas para cadenas y luego las propias cadenas. Hoy, con dos sedes y más de 40 empleados, entre ellos un área técnica con dos ingenieros, la firma abastece a todo el Valle, empresas de Buenos Aires, Entre Ríos, Jujuy y San Juan y exporta a Uruguay, Chile y Brasil.

Su producción se diversificó con la fabricación y reparación de líneas electrónicas de clasificación de frutas frescas, producción de elementos de transporte, tornería automática y general y el diseño y fabricación de piezas especiales en acero, entre otras. En materia de novedades, la más importante es el sistema de pesaje de cajas llenas en rieles mecanizados, un prototipo que hoy es probado en un galpón de Villa Regina, desarrollado con el objetivo de saber con exactitud la cantidad de kilos que hay en cada caja y eliminar el margen de error. No es poco. Como dice con ironía un viejo empacador: «Menos es estafa y más es contrabando».

Desde 2002, cuando la devaluación brindó un escenario económico que permitió a la firma empezar a producir tamañadoras y calibradoras, la empresa ha comercializado cincuenta equipos en el país y el exterior para fruta de carozo, pepita y cítricos.

«Trabajamos optimizar el funcionamiento del sector frutícola: tecnificar, automatizar y procesar más fruta de mejor calidad en menor cantidad de tiempo», señala José Sgrilletti, hijo del fundador. Y agrega: «Venimos trabajando a buen ritmo, aunque no hay inversiones grandes por la falta de crédito. Con préstamos a largo plazo a tasas razonables habría más trabajo».

En ese sentido, remarca que el reciente programa de créditos en pesos a tasa 0 en los primeros 12 meses y del 7,5% del mes 13 al 24 del Banco Credicoop para financiar la compra de máquina y equipos, es un dato alentador. Para la empresa también lo es la inversión en dos flamantes máquinas, una plegadora y una guillotina, que permitirá aumentar la oferta de productos cuando el complejo frutícola baja la demanda, es decir en el invierno. (Redacción Central)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios