Dios Salve a la Reina, antes de Neuquén: "Somos una especie de ilusionistas"

La impresionante banda tributo a Queen vuelve a la ciudad para un concierto, el próximo 6 de marzo, en el estadio Ruca Che. En esta entrevista, el guitarrista Dany Marcos explica las claves detrás del éxito.





Ser espectador de un concierto de Dios Salve a la Reina, el impecable tributo argentino a Queen, implica necesariamente aceptar un juego. Al principio, es raro. Los músicos salen a escena caracterizados: tipos grandes disfrazados de Queen. Es raro y hasta por momentos incómodo. Pero funciona. Lo saben ellos, acaso los primeros en asumir el juego de roles, y lo sabremos nosotros cuando comience la música. Porque la clave está allí, en la música que nos llevará puestos, literalmente.


La música de Queen extraordinariamente interpretada por este grupo de amigos de Rosario que empezó a tocar la música de Queen por amor a la banda inglesa y que hoy recrea su sonido y estética de tal modo que son reconocidos como la mejor banda tributo a Queen del mundo. Apenas un año después de su doble presentación a sala llena en el Cine Teatro Español de Neuquén, vuelven a la ciudad para otro concierto, el 6 de marzo , esta vez en el estadio Ruca Che.


“Somos una especie de ilusionistas, queremos crear la ilusión de que Queen está sucediendo en ese momento”, le dice a Río Negro Dani Marcos, el hombre que personifica a Brian May, pero sobre todo un excelente guitarrista y versátil que tiene en común con sus compañeros la pasión por Queen. De hecho, a los 8 años fue a su primera clase de guitarra con el casete Greatest Hits II. “Quiero tocar esto”, le dijo a su estupefacto profesor.


Pero antes de convertirse en la mejor banda tributo de Queen, Dios Salve a la Reina fue el encuentro de un par de amigos, Pablo Padín y Matías Albornoz, quienes zapaban canciones de la banda en cuestión. Promediaban los 90 y aún faltaba mucho para que convertirse en Freddy Mercury yRoger Taylor, respectivamente. Con el tiempo se fueron sumando músicos y el proyecto tomó forma de banda tributo. Sin embargo, no estaba en sus planes parecerse.


Un día, Pablo Padín apareció en un ensayo con bigote y todos quedaron impresionados con la imagen de su cantante. No sólo cantaba igual a Freddy Mercury: se parecía demasiado a él como para no intentarlo. A partir de ahí comenzaron con la idea de trabajar también en lo estético y lo actoral, porque Pablo lleva a escena de manera impecable todo el catálogo gestual de Freddy Mercury.

Te colgás la guitarra, atravesás el telón, salís a escena y pasás a ser otra persona. Durante 90 minutos yo soy Brian May”.

Dany Marcos, guitarrista de Dios Salve a la Reina.


Así, el guitarrista probó con los rulos y el baterista se tiñó de rubio. De todos modos, reconoce Dany Marcos, fue algo demandó muchos años de trabajo hasta llegar al punto de replicar la escenografía completa de Queen en vivo. Es un impacto muy grande en el público. “Cuidamos esa parte tanto como lo musical. Asumimos que la apuesta es tan fuerte que trabajamos tanto lo estético escenográfico como lo hacemos con la música”.


Dios Salve a la Reina suena impresionante, lo cual no es poco tratándose de la música de Queen y Pablo Padín interpreta como pocos los tonos de Freddy Mercury. Pero decidieron ir por más a riesgo de arruinarlo todo. ¿Cómo hacer para que el público no vea a cuatro tipos disfrazados jugando a ser Queen? Podían arruinar todo lo extraordinarios que ya eran hacieno la música de Queen¿Qué tan fuerte pudo ser la epifanía tras el bigote de su cantante?


La vuelta de tuerca fue estética: “Buscamos recrear una escena de Queen y lograr que la gente sienta que ve a Queen”, cuenta Dany Marcos. “Uno se mete en el personaje, tenés que creértela para poder salir al escenario y lograr que también sea creíble para el público. Te colgás la guitarra, atravesás el telón, salís a escena y pasás a ser otra persona. Por 90 minutos yo soy Brian May. De otra manera no sería posible que esto funcione”.
La decisión de representar una escena de Queen llevó al grupo a una nueva dimensión artística, la de la actuación. A partir de vestirse como los Queen, Dios Salve a la reina ya no se trataba de sólo de tocar como ellos sino de actuar como ellos. La caracterización de Padín, sus gestos en escena y hasta el physique du role superan al de Rami Malek, protagonista de la celebrada “Bohemian Rhapsody”. Se trata, como dice Dany Marcos, de cuidar los detalles, lo estético, los movimientos, ponerte frente a un espejo con un video de Queen delante. “Con el paso de los shows lo vas interiorizando todo. Hoy naturalizamos cada detalle del músico que personificamos”.


Dios Salve a la Reina es un gran equipo de trabajo que se mueve por el país y el mundo, entre Sudamerica y Europa. El puntapié internacional de la banda fue el concurso televisivo y el primer premio del II Cavern Festival, en 2003, con el cual se presentaron en el “Easter Festival de Liverpool 2004”, en The Cavern, el mítico lugar de Liverpool donde se iniciaron Los Beatles a fines de los 50.


La banda, integrada por Pablo Padín (voz y piano), Dany Marcos (guitarra, coros y teclados), Matías Albornoz (batería y Coros) y Ezequiel Tibaldo (bajo), recrea a Queen en todas sus épocas. “Hemos recreado shows completos como el mítico concierto de Wembley de 1986, la puesta en escena, los cambios de vestuarios que hicieron en ese momento”, destaca el guitarrista. El grupo se apoya en los clásicos y alterna canciones menos conocidas de Queen o que la banda no solía hacer habitualmente en vivo.

A sus 36 años Dany Marcos es un experimentado y versátil guitarrista. Fue por años el guitarrista del cantante Guillermo Guido, además de músico sesionista, algo que le permitió tocar todo tipo de música. Con formación clásica de conservatorio, Dany se identifica con el guitarrista de Queen de un modo especial: “Lo que me pasa con Brian May, sus notas y sonidos me llegan de una manera especial porque tiene mucho que ver con mi infancia y mis orígenes como músico. Mi padre los escuchaba mucho. Soy un guitarrista de rock, pero me siento muy cómodo con la guitarra española y los sonidos acústicos”. Su disco preferido de Queen es “The Game” y quizás haya algo más allí que una preferencia musical. Porque que otras cosa es Dios Salve a la Reina si no una tentadora invitación a jugar el juego de Queen.

Lo que tenés que sabe del show

Día y hora: viernes 6 de marzo, a las 21.

Lugar: Estadio Ruca Che, de Neuquén.

Entradas: Platea Alta $ 1900 + $ 190 (Costo de servicio)
Platea Baja $ 1600 + $ 160 (Costo de servicio)
Tribuna General Izquierda $ 1100 + $ 110 (Costo de servicio)
Tribuna general Derecha $ 1100 + $ 110 (Costo de servicio)

Tribuna Generales de Pie $ 1100 + $ 110 (Costo de servicio

Puntos de venta: Cipolletti: Nikel Girls (Roca 411) y Nikel (San Martin 526).
Centenario: Valentino Skateshop (Darrieux228) y (Honduras y Esq. Libertador). Neuquén: Croma Alto Comahue Shopping ( Av. Dr. Ramón y Ruta N 7). “Croma” Perito Moreno 151 , Croma Paseo del Sol - Local 2 (Perito Moreno y Rio Negro). Croma Sarmiento.

Para compra con tarjeta de crédito y débito solo está habilitada la web www.tuentrada.com.

Se pueden abonar con Tarjeta de Crédito VISA - MAESTRO - AMEX - NARANJA - CABAL. 1 Pago sin interés o en 3 cuotas con el 15% de interés.

Las entradas obtenidas por la web se pueden retirar en el local Croma de Perito Moreno 151 de Neuquén Capital.


Comentarios


Dios Salve a la Reina, antes de Neuquén: "Somos una especie de ilusionistas"