Dos argentinos entre los 150 muertos de un avión pulverizado en los Alpes

La joven pareja viajaba de Barcelona a Düsseldorf. El motivo de la caída es un misterio: no hubo alerta.



1
#

2
#

3
#

4
#

TRAGEDIA EN LOS ALPES

SEYNE, Francia.- “Imágenes espantosas en este paisaje de montaña. Sólo quedan restos del fuselaje y cuerpos. Es un horror. El avión está totalmente destrozado”.

El tuit del diputado Christophe Castaner, que sobrevoló el lugar, sintetizó la magnitud de la tragedia ocurrida ayer en los alpes franceses, donde murieron 150 personas, entre ellas dos argentinos, además de numerosos españoles y alemanes. Todos viajaban en un avión de la compañía alemana Germanwings, que se precipitó a tierra luego de alcanzar los 9.392 metros, en un descenso en picada que duró ocho minutos.

Las víctimas argentinas fueron identificadas anoche como Sebastián Greco y Gabriela Luján Maumus, sobre quienes no se difundieron mayores detalles.

Además de ellos, que serían pareja, en el vuelo viajaban también un colombiano, un mexicano y un estadounidense. El resto sería de origen español (47 personas), alemán (67) y de otras nacionalidades.

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, confirmó que se había encontrado la caja negra del Airbus 320 siniestrado que viajaba entre Barcelona y la ciudad alemana de Düsseldorf con 144 pasajeros y 6 miembros de la tripulación.

“Ya no se necesitan equipos de socorro, todo el mundo ha muerto”, dijo por su parte a la AFP un gendarme en Vernet, a unos kilómetros de lugar del accidente a 1.500 metros de altitud, en el macizo de Estrop, lejos de cualquier población. Ayer, pasadas las 17 de la Argentina, el operativo fue suspendido y se retomaría durante las primeras horas de hoy.

Con condiciones meteorológicas que dificultan las labores de rescate, en la zona se desplegaron “medios excepcionales de investigación y de auxilio, entre ellos 300 bomberos y 300 gendarmes, así como “diez helicópteros y aviones militares”, dijo Cazeneuve.

Tanto el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, como la canciller alemana Angela Merkel, que mostraron su “consternación” por esta catástrofe, anunciaron que viajarán hoy al lugar del accidente.

La dirección de la Aviación Civil Francesa (DGAC) había declarado una emergencia hacia las 9:30 GMT cuando sobrevolaba la localidad de Barcelonnette tras perder el contacto con el avión.

La caída del avión duró 8 minutos, según Germanwings, una compañía de bajo costo filial de Lufthansa. Las condiciones meteorológicas eran especialmente malas, pero para los expertos el accidente de ayer es especialmente extraño, ya que se produjo “en la fase del vuelo en la que estadísticamente es menos probable”, señaló Jan-Arwed Richter, de la oficina alemana de investigación de accidentes aéreos Jacdec.

La gran mayoría de los siniestros ocurre en el momento del despegue o el aterrizaje. A causa de ello, el caso es “enigmático”.

Además la tripulación no emitió señales de socorro, según la DGAC. El piloto tenía “más de diez años” de experiencia y “más de 6.000 horas de vuelo”, según la compañía alemana.

El A320 accidentado, que había sido entregado a Lufthansa “en 1991”, había sido sometido a una gran revisión en “el verano de 2013”, dijo Thomas Winkelmann, un directivo de la compañía en Colonia (oeste de Alemania).

El patrón del grupo aéreo Lufthansa admitió que “desconocía lo que le había ocurrido al vuelo 4U 9525”.

“No conocemos los motivos de ese accidente (…) Hacemos todo lo posible para viajar al lugar de los hechos, entender lo que ocurrió y poder acoger a las familias de las víctimas en las mejores condiciones”, dijo el primer ministro francés de origen catalán, Manuel Valls.

Por su parte, el grupo Airbus -cuyos aviones A320 tienen capacidad para transportar a entre 150 y 180 personas- afirmó también no “tener ninguna información” hasta el momento sobre las circunstancias del accidente.

La de ayer fue la primera catástrofe aérea que se registra en Francia desde que se estrelló un Concorde al despegar del aeropuerto de Roissy, el 15 de julio de 2000, dejando 113 muertos.

También fue el accidente aéreo más mortífero en el país desde 1974, cuando se estrelló un avión de la compañía Turkish Airlines en el norte de París con un balance de 346 muertos. (AFP /DPA)

> Un nuevo revés para Airbus

TOULOUSE, Francia (DPA).- La catástrofe aérea ocurrida ayer en el sudeste de Francia fue un nuevo golpe para Airbus, que acaba de vivir otro accidente hace apenas unas semanas. El aparato siniestrado de la aerolínea Germanwings, un A320, es uno de los más vendidos en el sector de trayectos medios.

En la central del fabricante de aviones en Toulouse se constituyó de inmediato un comité de crisis. Airbus se centra en estos casos sobre todo en tratar de aclarar la situación, señaló el portavoz Stefan Schaffrath. Pero incluso en Toulouse las informaciones eran al principio escasas.

La caída del A320 de Germanwings es la tercera catástrofe en pocas semanas: en diciembre de 2014 se estrelló en el mar de Java un Airbus A320-200 de Air Asia cuando volaba desde Indonesia a Singapur. No hubo supervivientes entre las 162 personas que iban a bordo.

También los dos helicópteros siniestrados en Argentina a principios de marzo habían sido fabricados por el grupo Airbus. En el choque en el aire mientras se rodaba un reality show murieron los dos pilotos argentinos y ocho franceses, entre ellos tres destacados deportistas de élite.

En todos los casos en que están involucrados sus aparatos, Airbus envía expertos a analizar los hechos. El objetivo es apoyar a los investigadores locales y también recabar datos que puedan servir para mejorar las medidas de seguridad.

La serie de los A320, aviones para recorridos de media distancia, se fabrican desde los años 80 y están entre los más vendidos del muno: hay más de 8.000 actualmente en servicio en todo el planeta.


Comentarios


Dos argentinos entre los 150 muertos de un avión pulverizado en los Alpes