Exclusivo Suscriptores

La economía luego de la elección, inflación y dólar: el análisis de un experto

Expectativa por el dólar en el día posterior a los comicios presidenciales. La buena performance del ministro de Economía en las urnas, permite suponer que no habrían sobresaltos cambiarios. Semanas claves en materia de precios, previo al balotaje.

El tipo de cambio informal será el termómetro final en la mañana del lunes, de un resultado electoral de Sergio Massa y Javier Milei en estas elecciones 2023 que tomó por sorpresa tanto a la política como a los operadores financieros.

Tras las elecciones primarias de agosto, sobrevolaba la idea de que el día posterior a las generales de octubre, podía significar un enorme dolor de cabeza en materia económica.

La irrupción de una tercera fuerza de extrema derecha competitiva a nivel nacional, suponía a priori todo un desafío para el gobierno que ostenta el registro de inflación más alto en 30 años, y que sostiene un intrincado esquema de restricciones cambiarias.

La expectativa era entonces lo que podía suceder hoy, en especial si la performance de Milei era suficientemente buena como para ubicarlo cerca de la presidencia.

Finalmente no sucedió, y el resultado nuevamente fue sorpresivo. Por los protagonistas, por los guarismos, por la comparación con las PASO, es el mejor calificativo para el resultado de ayer.

Al cierre del viernes, el blue cotizaba $900, en medio de una tensa calma de cara al domingo electoral.

Previo a las presidenciales y en medio de un clima político enrarecido, el tipo de cambio paralelo vivió tres semanas frenéticas en octubre y llegó a subir $250 desde los $800 que registraba el primer día del mes, hasta los $1.050 que alcanzó como máximo 15 días después.

En la última semana no obstante, el blue moderó su marcha con una plaza cambiaria cuasi paralizada a fuerza de allanamientos y operativos policiales en la city porteña.

Sin embargo, entre los operadores financieros se animaban a hablar de un tipo de cambio paralelo operando a $1.200, en base al precio que registraban las pantallas del “dólar cripto”. Es el precio al que se vendía la moneda norteamericana en las plataformas de monedas digitales al cierre de la semana pasada.

El inesperado resultado de la elección general, terminó siendo válvula de escape para la presión cambiaria que se anticipaba en la mañana de hoy.

Ya en la noche del domingo, la cotización del dólar cripto se había desplomado más de $200. Es la antesala de lo que puede suceder en la apertura de hoy.

La buena elección del candidato oficialista, que al mismo tiempo tiene en sus manos el tablero de la macroeconomía nacional, permite suponer que la jornada del lunes debiera transitar en calma.

En pocas palabras, el triunfo de Massa le pone paños fríos a la intención de dolarizar la economía que enarbola Milei. Al menos pone la idea en Stan By.

Vale recordar que a la mañana siguiente de las PASO, el gobierno nacional anunció una devaluación del tipo de cambio oficial.

Lo que vino luego fue un acelerado traslado a precios minoristas, que en muchos casos superó largamente el 22% de la devaluación del peso, y que más tarde se tradujo en una enorme distorsión de precios relativos. Los datos de inflación de agosto y septiembre, son el reflejo de esa dinámica.

La experiencia de lo sucedido hace apenas dos meses, pareciera botón de muestra suficiente como para suponer que en la jornada de hoy no se tropezará con la misma piedra.

“Entendemos que nuestro país vive una situación difícil, compleja, y difícil de manejar” manifestó Massa en el bunker de los ganadores. “Se que muchos de los que nos votaron, son los que más están sufriendo, no les voy a fallar” prometió el candidato de Unión por la Patria, arropado por los militantes.

La forma en que el ministro de economía logre seducir con su mensaje de sensatez y estabilidad a los diferentes agentes económicos, será clave en lo inmediato.

La manera en que desde hoy se reacomoden las expectativas, determinará en gran parte la suerte de las dos variables más sensibles de la economía en el cortísimo plazo: inflación y dólar.

Está demás decir que el buen resultado electoral del oficialismo no modifica en absoluto el deterioro que registran las principales variables de la economía argentina.

El gobierno logró penetrar al electorado con medidas como la devolución del IVA o la quita de Ganancias sobre el salario. Medidas que aliviaron lo más sensible que tienen hoy los ciudadanos de a pie: el bolsillo.

Habrá que esperar para saber si alcanza en el último tirón de la carrera electoral.

“Mi compromiso es construir reglas claras frente a la incertidumbre”, anticipó Massa en el discurso final del domingo. “Vamos a construir una industria argentina fuerte, frente a aquellos que proponen la apertura indiscriminada de las importaciones”, agregó. “Quiero convocar a la construcción de un régimen laboral moderno, sin renunciar a los derechos conquistados por las y los trabajadores argentinos”, finalizó.

Promesas que ya anticipan el contraste que viene de cara al balotaje de agosto, donde se juega la conformación del largo plazo, al mismo tiempo que deben administrarse las delicadas tensiones del presente.

“Vamos a construir una industria argentina fuerte, frente a los que proponen apertura indiscriminada de las importaciones”.

La arenga de Sergio Massa en el bunker triunfal de Unión por la Patria.

Dato

$900
El tipo de cambio paralelo al cierre de los mercados el pasado viernes, previo a las elecciones presidenciales.

El gobierno logró penetrar al electorado con medidas que aliviaron lo más sensible que tienen hoy los ciudadanos de a pie: el bolsillo.



Comentarios