El día en que la lluvia fue parte de la música

Llovía. Y Angel Frette no lo dejó pasar: «¿Sienten la lluvia?», preguntó antes de arrancar con una nueva composición. Fue una noche inspirada la que protagonizaron el maestro y el Cuarteto de Cuerdas de la Fundación Cultural Patagonia.

La lluvia no sería un elemento precisamente ortodoxo en una grabación pero en una noche distinta como la del primer día del Festival Internacional de Percusión, sirvió a modo de un complemento perfecto. Bajo su leve repiqueteo Frette y el Cuarteto de Cuerdas brindaron un concierto ajustado y con pasajes de franca emoción.

El marimbista ha desentrañado el enigma siempre complejo, siempre hermanado al yeite y el truco de la música popular pero sobretodo del tango. Si no se entiende el núcleo del dos por cuatro, definitivamente no se lo puede interpretar adecuadamente. Más aun con instrumentos no tradicionales al género.

Frette va mucho más allá de los arreglos, su interpretación alcanza planos de sensibilidad y de pureza estética que atraviesan las estructuras compositivas y se fundamentan en una sabiduría propia del artesano.

Sus breves comentarios al público («pensábamos que con este tema tal vez podríamos llamar la atención de las chicas») son ya un clásico que ayuda a descomprimir situaciones.

Porque después de algunas de sus ejecuciones se abre un espacio de silencio. Su instrumento asociado a las cuerdas impecables de un conjunto consagrado a nivel nacional, son capaces de lograr esa rara magia en los presentes. Cuando la nada es también una forma de elogio.

En uno de los momentos más altos y frescos del concierto se unió en un dúo junto al destacado percusionista y profesor Oscar Albrieu Roca. No faltaron los diálogos en el medio. Una chanza casi de orden oriental, el juego entre dos músicos profundos.

-El es mejor que yo, yo uso partitura y él no, indicó Frette al ver que Albrieu iba a tocar de memoria.

-En realidad me olvidé la partitura… y sí, soy mejor él, respondió Albrieu.

Cierre y risa general. Luego ambos se deleitaron y deleitaron a la platea. Un pequeña anécdota para un excelente encuentro. (C.A.)

  Nota asociada: Para deleitarse, aprender y seguir escuchando  

  Nota asociada: Para deleitarse, aprender y seguir escuchando  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios