El Frente Grande no fue a las urnas, pero igual quedó herido

Arriaga, Rossi y Bongiorno, excluidos de una reunión interna.





No haber presentado candidatos el 28 de junio no eximió al Frente Grande de Río Negro de las tormentas poselectorales.

Después de una reunión realizada el sábado en Cipolletti, a la que no fueron invitados ninguno de los tres legisladores nacionales que tiene el partido, la diputada Lorena Rossi reclamó una fuerte autocrítica y se quejó por la «ingratitud» de muchos dirigentes con Julio Arriaga.

«La realidad mostró que los rionegrinos le dieron la espalda al Frente Grande en las últimas contiendas electorales y en diversos ámbitos: desde Dina Huapi, tuvimos un pésimo desempeño, hasta las últimas elecciones nacionales, donde muchos dirigentes del nuestro partido decidieron respaldar al kirchnerismo obteniendo resultados claramente adversos», sostuvo Rossi.

La diputada entendió que «el desafío hacia adelante es recuperar esa confianza que el electorado nos ha perdido», pero dijo que «no es a escondidas la forma de comenzar a hacerlo, como ocurrió la semana pasada, cuando un reducido grupo de dirigentes de partido viajó desde Bariloche hacia Cipolletti para reunirse con Alberto Wereltineck»,

Sin interpretar por qué no se invitó a la senadora María José Bongiorno, la diputada opinó que la exclusión suya y de Arriaga «responde a que no comulgamos con el kirchnerismo y su forma de hacer política».

«Hace tiempo nos alejamos porque, a diferencia de Julio Acavallo y otros dirigentes barilochenses del Frente Grande, estamos convencidos de que el Indec miente, de que los superpoderes constituyen un abuso institucional sin precedentes, y de que el conflicto con el campo puede resolverse sin confrontar y sin afectar a los productores más pequeños», agregó.

Un respaldo a los K

Una visión distinta aportó el actual presidente del Frente Grande en la provincia, Carlos Valeri, quien evaluó en declaraciones a la agencia ADN que el triunfo de Oscar Albrieu significó un «respaldo al gobierno nacional», recordando la línea kirchnerista definida por el partido en la provincia.

Hay que recordar que Weretilneck hizo campaña a favor del radical Hugo Castañón, quien se mostró precisamente en una dirección contraria al kirchnerismo, anticipando que integrará el bloque opositor de la UCR nacional.

Al margen de esa contradicción, Valeri ratificó el proyecto para impulsar al intendente cipoleño hacia el 2011, considerando posible unir a peronistas y radicales que apoyen al gobierno nacional y quieran una alternativa en la gobernación provincial.

Para el ex legislador barilochense aún no es momento de entablar alianzas para el 2011 pero reconoció que dirigentes del Frente Grande mantienen diálogo con el ministro de Hacienda, Pablo Federico Verani, y también con sectores del peronismo provincial.

Respecto a las expresiones de malestar de la diputada Lorena Rossi por la ausencia de Julio Arriaga en ese encuentro, el titular del partido minimizó la situación y negó que exista algún conflicto con el diputado, al tiempo que remarcó que el alejamiento de Arriaga del bloque kirchnerista fue una «decisión personal que no compartimos».

(Redacción Central)


Comentarios


Seguí Leyendo

El Frente Grande no fue a las urnas, pero igual quedó herido