El indigente habría sido atacado por dos jóvenes

La hipótesis de que haya sido agredido por su compañero quedó descartada. Según su testimonio serían dos hombres de corta edad los autores de la paliza.



#

En las inmediaciones se encontró una docena de botellas de alcohol fino.

NEUQUEN (AN).- La hipótesis sobre la posibilidad de que el indigente asesinado en Alto Godoy haya sido atacado por su compañero, quedó prácticamente descartada por los investigadores. Y de acuerdo al testimonio que obtuvieron de él, fueron dos jóvenes los autores de la brutal y trágica paliza que terminó con la vida de Ricardo Ferreyra.

Hay dos aspectos por los cuales el indigente sobreviviente no es sospechoso: tiene 70 años, casi 30 más que la víctima, y su condición física no le habría permitido atacarlo. Además, ambos eran amigos y vivían juntos desde hace tiempo.

“Para nosotros no pudo ser quien golpeó con tanta ferocidad a la víctima”, afirmó ayer a “Río Negro” uno de los investigadores. Así restó crédito a una de las hipótesis que se mencionó en las horas posteriores al hecho: una pelea entre ambos terminó en el asesinato con saña de Ferreyra, de alrededor de 45 años, quien fue golpeado y prendido fuego.

El compañero de la víctima tenía también golpes y fue encontrado sentado a metros del cuerpo. De acuerdo a lo que declaró, fueron dos jóvenes los que habrían cometido el ataque cuando ambos estaban sentados sobre la loma. Debido a su delicado estado de salud, no recordó más que eso y no hizo otro aporte. “Le pegaron y perdió el conocimiento”, afirmó uno de los responsables de la pesquisa.

En la loma solían juntarse en forma habitual ambos indigentes. En las inmediaciones se encontró una docena de botellas de alcohol fino. Algunas estaban vacías y llevaban allí varios días, mientras que otras permanecían llenas.

“El alcohol lo rebajaban con agua y lo tomaban ellos”, sostuvo el investigador en alusión a los indigente. “Todo indicada que los agresores utilizaron ese alcohol para rociar a la víctima y prenderlo

fuego”, agregó.

El móvil del crimen todavía no está establecido. De todas formas el robo está descartado, según confiaron las fuentes consultadas por “Río Negro”. Esto porque “ninguno tenía nada y vivían en un casilla muy precaria”.

Ante este panorama una hipótesis es que ambos hayan sido atacados “por diversión”, como ocurrió meses atrás en el barrio San Lorenzo.

En aquella ocasión, la madrugada del 21 de diciembre, dos indigentes fueron golpeados por una patota “por diversión”, según revelaron los investigadores.

Uno de ellos, identificado como Jorge Valdebenitos (42), murió debido a las lesiones.

Los investigadores también están tratando de reconstruir qué pasó una hora y media antes del crimen de Ferreyra, ocurrido a metros de Pulmarí y Empedrado. Alrededor de las 5, fue visto junto a su compañero en el hospital Horacio Heller, buscando atención médica por dolencias que tenían.

La víctima fue atacada en la madrugada del lunes. Murió como consecuencia de los golpes que recibió y las quemaduras que sufrió.


Comentarios


El indigente habría sido atacado por dos jóvenes