El pastel va revelando la imagen punto por punto

La textura de los fondos, un graneado que parece provenir del papel, es lograda sin embargo con el golpe del óleo pastel que produce el puntillismo, que es muy trabajoso.

Gentili aprende a dibujar muy minuciosamente con su maestro, quien por su sentido de la profesionalidad y su exigencia le atrae fuertemente. «Es lo riguroso, lo puntilloso con las correcciones con respecto al dibujo en sí, al terminado; con eso me siento identificado totalmente. Las cosas que no gustan se repiten o se corrigen y por eso es completo el manejo que tenemos con Franchino», refiere. «Es una persona que tiene 40 años de profesión con una cantidad de muestras encima, y a uno le va dando el plafón de su enseñanza. Es un consejero que tiene en cuenta detalles precisos, de no errarle, de cómo hacer las cosas, de no apresurarse. Creo que al margen de las técnicas y las cosas que me va enseñando, hay un montón de detalles que lo da la experiencia de una persona de esa jearquía. Si se tiene la oportunidad de tener un maestro que te pase la información procesada es lo mejor» admite este profesional altamente reconocido en Allen, que a su vez está trabajando intensamente en la comisión de la Fiesta Nacional de la Pera.

Sin embargo, en medio de tantos aspectos comprometidos de sus actividades, se permite este respiro que de alguna manera le ha cambiado la vida.

«Yo paso días en su taller y en ese sentido soy un alumno privilegiado porque cuando por trabajo tengo que viajar, ya hay un acuerdo y me hacen el espacio para que pueda aprovechar todo el tiempo que estoy en Buenos Aires», refiere.

En estos tres años que lleva trabajando con Franchino ha logrado un montón de cosas gracias a esa comunión que existió desde el principio con la forma de trabajar.

«Yo me he dado cuenta la soltura que he ido logrando debido al trabajo personalizado que me dedica. Por ejemplo, en todas las obras hace mucho hincapié en el uso de las sombras, que ayudan a despegar la imagen del fondo, y eso es motivo de correcciones muy minuciosas.Yo me siento identificado totalmente con la calidad, con su maestría, con su personalidad y entonces tenemos una simbiosis extraordinaria. Si uno no admira al maestro no puede trabajar bajo su tutela», refiere con gran admiración y convencimiento.

Todo debe hacerse con pasión

«Mi pasión es la cirugía pero nunca hago algo por hacerlo, cada vez que encaro algo, pongo lo más profesional, tiempo y dedicación, porque si no es imposible lograr las cosas. Esto lo hago para mí, me gusta, creo que siempre he sido un gran observador y esa percepción está cada vez más afinada en mi. Ahora cada vez que miro algo, lo hago en función de cómo lo podría trasladar al dibujo».

«Me impacta mucho cómo se van revelando a mis ojos las imágenes de lo que voy haciendo» dice este hombre que además nos confía que a sus obras generalmente las comienza por los cielos, que en muchos casos toman un rol protagónico en sus paisajes.

«La relación sigue generalmente con las aguas y después empiezo con las definiciones más gruesas, lo que en algunos casos pasa por un barco, un edificio o una montaña. Siempre los toques finales son los árboles o las ramas, todos los detalles finos. De todos modos, siempre sigo privilegiando la figuración, por lo menos por ahora», expresa en el final de una charla que se desarrolló en su casa, donde sus obras van apareciendo a los ojos de la cronista de en medio de prolijos envoltorios que van desvelando una a una las sorpresas plenas de color de sus minuciosos paisajes.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios