El primer injerto con hueso cadavérico en la zona

En general, estos casos son derivados a centros de mayor complejidad en Buenos Aires o Córdoba. La mujer sufría desde hace tiempo de renguera permanente y la única salida era una intervención de este tipo. La operación fue en diciembre y duró unas tres horas.

VILLA REGINA (AR).- En un procedimiento inédito en la provincia y en el sur del país, profesionales del hospital local realizaron un reemplazo total de cadera a una mujer y reconstrucción acetabular, utilizando injertos de hueso cadavérico.

La operación que se llevó a cabo a principios de diciembre en el hospital de Villa Regina fue practicada por el jefe de Traumatología del nosocomio, Ariel Santorio, el traumatólogo Fernando Erdicoborda, también del hospital y el especialista del hospital Ramos Mejía de Buenos Aires, Walter Martínez.

Según explicó Santorio, es la primera vez en la provincia y también en el sur del país que se realiza este tipo de procedimiento ya que usualmente son derivados a centros especializados en Buenos Aires, Rosario o Córdoba.

En este caso se operó a una paciente de 54 años, oriunda de Regina, que presentaba una luxación congénita de cadera unilateral, esto quiere decir que la cabeza de su fémur derecho se salía de su cavidad en el acetábulo de la pelvis.

En el caso de la mujer, esta luxación (salida de su lugar) le provocaba una renguera permanente y a esta altura de su vida había progresado de tal modo que la cabeza del fémur estaba destruida por la mala articulación y la única opción posible era realizarle este tipo de intervención.

Santorio indicó que la paciente había consultado a varios traumatólogos que recomendaban su derivación a Buenos Aires pero en el hospital público decidieron «tomar el riesgo de poder solucionarlo», teniendo en cuenta, señaló Santorio, que allí había especialistas igualmente capacitados para realizar el procedimiento.

La operación tuvo una duración de 3 horas y fue necesario realizar una elongación muscular antes de colocar el injerto de hueso cadavérico proveniente de un banco de huesos.

El reemplazo total de cadera y la reconstrucción acetabular no sólo significará la eliminación del dolor al restituir la función de la articulación sino que le permitirá a la paciente tener una marcha adecuada eliminando la renguera al dejar ambos miembros del mismo largo.

Durante el posoperatorio no fue necesario el uso de ningún tipo de drogas, manifestó Santorio, sólo antibióticos las primeras 48 o 72 horas y analgésicos para el dolor.

Actualmente la mujer está utilizando muletas y lo hará por un período de dos o tres meses hasta que con la rehabilitación consiga fortalecer toda la zona.

Para hacer posible esta operación se debieron sortear varios trámites y papeleo, manifestó el especialista, referidos a habilitaciones del Ministerio de Salud Pública y a la autorización del Incucai para recepcionar el implante, operar a la paciente y realizarle el seguimiento.

En Argentina el implante masivo de huesos criopreservados lo realizó el doctor Otolengui en el Hospital Italiano en 1948 para el tratamiento de tumores óseos.

No obstante, recién hace 8 o 9 años se están practicando más habitualmente los procedimientos de injertos y transplantes de huesos tanto de donantes vivos o cadavéricos.

Según el Incucai, en comparación con la utilización de otros materiales, el trasplante de tejido óseo presenta grandes ventajas, ya que es una modalidad quirúrgica con menor morbilidad, mayor duración y ofrece una mejor calidad de vida al trasplantado.

Santorio informó que en el país hay sólo cinco bancos de injertos músculo-esqueléticos, uno en Rosario otro en Córdoba y tres en Buenos Aires


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios