“El senador Pichetto atrasa 39 años”



Con una mezcla de cada vez menos asombro y más acostumbramiento al considerar las expresiones del senador justicialista Miguel Pichetto, he visto hace muy pocos días que una vez más se ha referido de manera despectiva e injuriosa a las formas de lucha de los trabajadores. Si bien criticó duramente al dirigente del Sindicato de la Fruta (Rubén López) por permitir que los trabajadores del sector lleven a cabo piquetes con quema de cubiertas en la entrada de la empresa Moño Azul, en rigor se está refiriendo más allá del compañero López, es decir, a una acción emprendida por cientos de trabajadores que no han cobrado o han cobrado mal sus salarios. Sobre esto último nada dijo Pichetto. La queja lastimera de Pichetto fue contra los trabajadores y sus métodos y no contra la multinacional frutícola que no paga los salarios como debe. Siendo aún más agresivo contra la protesta obrera, advirtió que más importante que el hecho de que los trabajadores cobren en tiempo y forma es el “cuidar a las empresas, porque corremos riesgos de que Moño Azul se levante y se vaya. Es una multinacional y es muy grave que pueda ocurrir un hecho como éste en Río Negro”, sobre todo, según se desprende de sus dichos, porque se trata de una “multinacional”. Lejos han quedado para el senador los tiempos en que ser peronista era ser defensor de los derechos de los trabajadores y más aún frente a los atropellos de las multinacionales. Con ese criterio, seguramente si Pichetto hubiese vivido en Santa Fe durante la época de las grandes luchas de La Forestal hubiese creído que era muy importante cuidar a la empresa inglesa para que no se vaya del país y seguramente hubiese criticado duramente a los trabajadores que protagonizaron las históricas huelgas contra ella, precisamente porque ponían en peligro a la empresa, sin importar que también precisamente era ésta la que ponía en peligro la propia existencia vital de sus trabajadores superexplotados. Así planteada la cuestión, y para no entrar en discusiones acerca del tiempo en el que el compañero López atrasa o no, históricamente hablando, debo decir que el senador por Río Negro y candidato a gobernador de la provincia atrasa no 30, sino 39 años, pues con sus criterios y conceptualizaciones se sitúa precisamente en abril de 1976 cuando, en el comienzo de la época del superterror de Estado, la dictadura cívico-militar llevaba adelante su plan de exterminio de trabajadores y sus dirigentes más combativos, precisamente para defender la tasa de ganancia de las empresas multinacionales y asegurarles a sus dueños y accionistas muchos años de superlativa prosperidad. Usted se puso solo en ese lugar, senador. Si tiene dignidad pida disculpas, gestione y preocúpese más por los trabajadores rionegrinos que por las empresas multinacionales, pues estas últimas tienen ya ejércitos de publicistas, abogados y contadores para defender su patrimonio y privilegios. José Francisco Ocampo Alegre DNI 13.022.666 Sindicato Maderero (sur de Río Negro y Chubut)

José Francisco Ocampo Alegre DNI 13.022.666 Sindicato Maderero (sur de Río Negro y Chubut)


Comentarios


“El senador Pichetto atrasa 39 años”