El temporal se hizo sentir con fuerza en Viedma

Hubo numerosos autoevacuados y calles anegadas. Suspendieron las clases y varias actividades.

Más de 35 milímetros en 5 horas

VIEDMA (AV)- Más de 35 milímetros de lluvia en cinco horas. Con truenos e intensidad se descargó el cielo en la capital rionegrina en la mañana de ayer. Poco antes de las seis de la mañana empezó a llover copiosamente y así se mantuvo hasta las 11. Después se asomó el sol y comenzó a secar, bajo una formación de nubes amenazantes. Además fueron suspendidas las clases del turno tarde ante el alerta meteorológico difundido para esta zona desde la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas y el Servicio Meteorológico.

Alejandra Colalunga, a cargo de aquella área de Educación, explicó que la medida se dispuso en resguardo de la integridad de los estudiantes. Las bocas de tormenta ubicadas en distintos sectores de Viedma no dieron abasto y las calles quedaron colmadas de agua, generando mayores inconvenientes en los barrios con arterias de tierra. Además, el Municipio debió reforzar las estaciones de bombeo ubicadas en diferentes puntos de la Costanera y que son las encargadas de descargar el agua de la ciudad al río Negro.

En algunos sectores la situación se complicó, como en los barrios Inalauquen, San Martín, el que se levanta frente a la estación de trenes, en Las Flores y el Loteo Silva, donde tres familias pidieron ayuda al Municipio para trasladarse a casas de familiares por el ingreso de agua a sus viviendas debido a filtraciones en los techos o por la acumulación en las calles, donde el agua también invadió las veredas.

El barrio 30 de Marzo, en inmediaciones del Lavalle, los vecinos se ayudaron entre sí ante el ingreso de agua a viviendas precarias producto del anegamiento de las calles. Hasta los niños ayudaban a retirar agua del interior de las casas para evitar que afectara electrodomésticos, colchones y ropa.

Una vecina de la calle 33 se quejó frente a la actitud que dijo mantuvo el Municipio, señalando que pidieron ayuda y les respondieron que les podían aportar una camioneta para que abandonaran las viviendas. Por lo general esa es la última opción para la gente ante el temor de perder lo poco o mucho que se tenga.

El Municipio de Viedma también suspendió sus actividades deportivas y culturales de la tarde, en consonancia con la disposición de Educación frente a las alertas emitidas por los servicios meteorológicos.

Agregó que hasta el mediodía no se habían registrado evacuados, aunque desde el área social se dispusieron preventivamente lugares acondicionados para tal fin. En cambio, Defensa Civil atendió solicitudes para colaborar en autoevacuaciones, es decir de familias que decidieron momentáneamente trasladarse a viviendas de allegados. En el 103 se registraron llamados desde las cinco de la mañana. Cuatro cuadrillas municipales dividieron sus trabajos para atender las distintas demandas: tránsito, sociales, obras públicas y estaciones de bombeo.

Se debieron cortar una decena de calles, porque el agua superó el nivel del cordón cuneta, para evitar el tránsito vehicular ante la lluvia caída en períodos cortos que superaron ampliamente las posibilidades de evacuación de los sistemas actuales de desagüe, que son de 11 milímetros por hora. Se dio como ejemplo que el segundo chaparrón triplicó esa cifra en pocos minutos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios