Encaminan el juicio político contra Bernardi

Por unanimidad el Consejo de la Magistratura abrió la causa y sumó dos cargos.

VIEDMA

VIEDMA (AV).- El sumario contra el camarista penal suspendido, Juan Bernardi, inició el camino hacia el enjuiciamiento. Por unanimidad el Consejo de la Magistratura resolvió ayer abrir la causa y remitir todo a la Procuración General para que formule la requisitoria para el juri.

Al comienzo de la audiencia la presidenta del STJ y del Consejo, Adriana Zaratiegui, puso a consideración dos hechos nuevos elevados por el juez penal Favio Igoldi, por los que se dispuso iniciar una investigación preliminar: uno vinculado a un testimonio del que surgiría un presunto consumo de drogas por parte de Bernardi y otro relativo al contenido del CPU secuestrado del despacho del camarista, en el que se habrían detectado imágenes de contenido sexual.

El sumariante Marcelo Chironi concluyó que “Bernardi tuvo una conducta impropia de su investidura” a raíz de dos hechos: la intervención de Bernardi como juez en una causa por amenazas contra Julio Antueque, pese a que éste era el cuidador de su chacra, y su presunta vinculación con hechos de corrupción de menores.

Sobre el primer cargo, puntualizó que el camarista recibió a Antueque cuando el trámite le correspondía a su par Carlos Reussi. “Antueque estaba en presunto estado de ebriedad” y fue acompañado por personal del instituto de Presos y Liberados luego de que amenazara con que “tenía un arma de fuego con la que ‘mataría por lo menos a dos o se pegaría un tiro’”. Según Chironi, lo “benefició” y “en esa audiencia le ofreció trabajo cuando Antueque ya lo estaba prestando en la chacra, con lo que terminó blanqueando una situación”. Le cuestionó no haber documentado “nada de lo sucedido en esa audiencia” y haberse limitado a “pedirle la devolución (del arma) en su domicilio o bien a quien se la había proveído”, sin “bregar por la seguridad de Antueque ni de los operadores”.

El segundo cargo surge del asado con menores de edad institucionalizadas que Bernardi y Antueque admitieron en la causa penal. Le cuestionó que “se proveyó alcohol y un espacio para consumirlo con la presencia de Antueque, también en situación de vulnerabilidad por problemas de droga y alcohol”. Tras eso aclaró que en este sumario no se analiza la comisión de un delito sino de “desarreglos de conducta y cuestiones disfuncionales”. “Resulta impropio de la investidura la organización, participación o permisión de este tipo de encuentros en los que aparecen involucrados menores de edad tomando alcohol, sobre todo, en situación de vulnerabilidad con seguimiento institucional”, concluyó Chironi.


Comentarios


Encaminan el juicio político contra Bernardi