Ensayarán producir «biogás» para la zona rural

Un grupo de la UTN de Huincul hará el prototipo. El biodigestor se alimentará de basura orgánica.

PLAZA HUINCUL (ACC) – El Grupo de Estudio sobre Energía y Ambiente -GESE- de la Universidad Tecnológica Nacional, con asiento en Huincul, comenzará con la construcción del prototipo de un «biogenerador», que es capaz de producir «biogás» a partir del procesamiento de residuos orgánicos.

La principal ventaja de este producto es que, a diferencia del gas tradicional, es renovable.

El prototipo se hará para que produzca 4 metros cúbicos, lo que permitiría, por ejemplo, el abastecimiento de energía eléctrica y gas de una chacra.

En el grupo GESE trabajan dos docentes investigadores que son los encargados de guiar a los diez becarios que cursan los últimos dos años de las carreras Ingeniería Química y Electrónica, de esta unidad académica asentada en Huincul.

La línea de investigación que eligió el grupo y en la que trabajan desde hace cinco años, es la conversión de residuos orgánicos, mediante un proceso denominado de biomasa por fermentación, en generadores o biodigestores anaeróbicos.

El director del grupo, Bernardo Bucki explicó a este diario que lo que se logra es convertir «biogás», que está compuesto por un 70 por ciento de metano (como el gas natural que los vecinos reciben en sus casas) y un 30 por ciento de dióxido de carbono. Este último elemento provoca la reducción de la eficiencia calórica.

En una comparación el gas natural de la cañería tiene aproximadamente 8.600 kilo-calorías mientras que el «biogás» tiene de 5.600 a 6.000 kilo-calorías promedio.

«La gran diferencia radica en que el biogás es una energía renovable, limpia y además podremos separarle el dióxido de carbono y obtendríamos metano puro con 8.800 kilo-calorías por metro cúbico de gas natural», dijo Bucki.

La ventaja con este tipo de energía es que no se termina porque se utilizan excretas de animales, residuos domiciliarios de los pobladores como materia prima.

Todo lo reunido se lo destina al biodigestor, equipo encargado de producir la fermentación y convertirla en el llamado «biogás».

Este sería el producto principal, pero se pueden obtener derivados como abonos fertilizantes de alto contenido de nitrógenos; carbonato de calcio; dióxido de carbono comprimido para destinarlo como elemento para extinción de incendios, entre otros.

La capacidad

En la propuesta, los integrantes del grupo pensaron la construcción de «biodigestores» desde 1 metro cúbico hasta los 64 metros cúbicos.

Este último tendría una capacidad de producción de 60 metros cúbicos de metano por día, calculando de 5 a 8 metros cúbicos lo que se utiliza en una casa de familia tipo.

«Esto nos permitiría abastecer a diez casas, una escuela, o cinco casas y una posta sanitaria», subrayó Bucki.

El prototipo que estará en condiciones de construirse a partir del martes, será de 4 metros cúbicos, que permitirá la producción de alrededor de 3 a 5 metros cúbicos de gas, lo que podría emplearse para, por ejemplo, que una chacra se autoabastezca con gas y energía eléctrica.

Los investigadores calcularon que con un metro cúbico de «biogás» sin tratar, se producen 3,27 kilovatios. «O sea, si se evalúa, es el consumo normal de una vivienda en la que se utilizan a diario los artefactos eléctricos», indicó el investigador.

El prototipo podrá construirse porque este proyecto obtuvo el segundo premio en el concurso de «Ideas Innovadoras» que lanzó el ente El Mangrullo y les permitió contar con 20.000 pesos destinados a llevar a cabo el biodigestor.

Energía limpia y renovable

PLAZA HUINCUL (ACC) – El biodigestor fue pensado para ser utilizado en la zona rural, donde en la mayoría de los casos, los pobladores no cuentan con el gas o la energía eléctrica. De esta manera, se mejoraría la calidad de vida de este tipo de población.

Cuando el grupo GESE empezó la investigación sobre el «biogás» se hizo en base a la idea de que los pobladores rurales de la provincia, no cuentan con un acceso directo e inmediato a la energía eléctrica o al gas.

Entre las líneas de trabajo, se mencionó que se podría utilizar el estiércol de sus animales más los residuos que sus actividades cotidianas generen.

«Con el biogenerador se activa un grupo electrógeno lo que les permitirá tener gas y electricidad y si tienen ambas cosas pueden empezar, por ejemplo, con cultivos protegidos», dijo Bucki.

Esto les permitiría abastecerse con verduras o también cultivos para almacenar en invierno las pasturas para su ganado, lo que cambiaría su calidad de vida.

Los diez becarios que pertenecen al GESE están cursando sus últimos años de las carreras en la UTN, de Huincul. Los futuros ingenieros son Ariel Agnello; Gabriel Blasco; Ivonne Carroza; Marcelo Esperon; Ezequiel Kumrick; Laura Mardones; Andrea Pojmaevich; Norberto Scarone; Pablo Troncoso; Néstor Muñoz y Wálter Castillo.

El proyecto del «biodigestor» ya fue presentado en alrededor de ocho publicaciones en el país; además el año pasado se presentó en Cuba y en un Congreso Internacional organizado por la Universidad General San Martín y la Comisión Nacional de Energía Atómica, en el Centro Atómico Constituyentes.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios