Escuelas con más contención y menos abandono

Una está en el conflictivo barrio Confluencia.

Cecilia Maletti

NEUQUÉN (AN).- En la provincia hay ocho escuelas con la modalidad de jornada extendida, y el gobierno proyecta sumar diez más este año con el objetivo de incrementar el tiempo escolar de los estudiantes y así favorecer su aprendizaje y crecimiento en contextos vulnerables. En la Capital la escuela 136 del barrio Confluencia es de jornada extendida desde 2009 y logró reducir las inasistencias y el abandono escolar. “Estamos trabajando en aumentar el tiempo escolar en escuelas de mayor vulnerabilidad y repitencia. La provincia tiene ocho escuelas con jornada extendida, estamos trabajando en la incorporación en este 2013, de diez escuelas más”, anunció la secretaria de Educación, María Pasqualini, aunque el proyecto de incorporar nuevos establecimientos con esta modalidad data del año pasado. Una de las promesas cumplidas fue la de la primaria 320 de Catan Lil, inaugurada por el gobernador Jorge Sapag, que iniciará su próximo ciclo lectivo en septiembre, con jornada extendida. En Neuquén capital hay dos establecimientos que trabajan con esta metodología, la 136 y la 195. “La escuela empezó a funcionar en 2009 con jornada extendida como una necesidad, por la repitencia, el abandono y la sobreedad”, explicó la directora de la 136 Viviana Grunewald. Es la única escuela primaria del barrio Confluencia y la caja de resonancia de todos los problemas por lo que es conocido el sector (enfrentamiento entre bandas, situaciones de violencia, agresiones a la comisaría, robos). “La problemática del barrio viene a la escuela, los chicos no tienen problemas de conducta graves en la escuela pero cuando hay conflictos muy grandes, vienen las familias a pedirnos ayuda”, agregó al docente. “Lo que pasa es que faltan políticas de estado para que haya inserción en lo cultural y en lo educacional. El barrio no tiene un playón, un polideportivo, talleres de fútbol o de actividad física, de arte, de dibujo”, cuestionó la vicedirectora Leticia Contrera. Ante esta panorama de niños atravesados por la violencia, las adicciones, el embarazado adolescente, las familias ensamblas -entre otras cosas- la escuela adoptó la jornada extendida como un mecanismo de contención. De esta manera, los chicos de tercer ciclo (sexto y séptimo) asisten a clase de 8 a 15, comen en la escuela y luego de las clases “normales”, participan de talleres obligatorios pero rotativos de folclore, teatro, inglés, informática, literatura, cerámica y expresión corporal. La escuela tiene aprobado un proyecto de ampliación, que incluiría un comedor y más aulas, para permitir una mejor distribución.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios