España, a media máquina y con masivas protestas

En Barcelona hubo una batalla campal con varios heridos.

MADRID (Télam, especial).- La primera huelga general contra las políticas de ajuste del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue califica ayer de “éxito rotundo” por los sindicatos aunque no logró paralizar por completo el país, que sin embargo vivió masivas protestas en las principales ciudades.

La jornada de huelga, que según el gobierno se desarrolló con “normalidad”, se saldó además con más de 100 detenidos por participar en disturbios y actos violentos en toda España, principalmente en Cataluña -con 36 arrestos sólo en Barcelona-, Madrid, Sevilla y Galicia.

La medida de fuerza, primera en ocho años y séptima de la democracia en España, coincidió con una jornada de protestas en varios países de Europa contra los planes de ajuste que tuvo como epicentro Bruselas (ver aparte)

De acuerdo con los dos grandes sindicatos españoles, Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), la huelga contra la reforma laboral y las políticas económicas de Zapatero fue secundada por más de un 70% de los trabajadores, “éxito indiscutible”.

En cambio, el gobierno consideró que el paro tuvo un “seguimiento desigual y un efecto moderado”, en palabras del Ministro de Trabajo español, Celestino Corbacho . El funcionario no brindó datos globales argumentando que la adhesión a la huelga fue dispar en los distintos sectores y regiones de España, por lo que sólo aportó las cifras que el Ejecutivo pudo “contrastar”. Según Corbacho, en la administración del Estado paró un 7,2% de los trabajadores, a nivel municipal un 12,8%, en las empresas públicas un 23,8%, mientras el consumo de energía cayó un 16,5%. En el sector del transporte la huelga fue del 21%, en el comercio la media fue del 10%, en contraste con la industria automotriz y auxiliar, donde la huelga fue de casi del 100%, indicó.

“Tenemos convicción de que mañana habrá mucho que hacer y el diálogo es el mejor camino”, subrayó el Ministro, quien reiteró que el Ejecutivo socialista no dará marcha atrás con la reforma laboral. A pesar de que el país no se detuvo por completo, la huelga se hizo sentir y fue visible en las calles, con muchos comercios cerrados en la Gran Vía de Madrid y la mayoría de Las Ramblas de Barcelona, y el transporte urbano funcionó bajo mínimos.

La gran manifestación de Madrid puso el broche de oro a la huelga y logró congregar a unas 500.000 personas según los organizadores y 95.000 de acuerdo con la policía. La otra gran protesta bajo el lema “Así no, rectificación ya”, fue la de Barcelona, que contó con 400.000 manifestantes, de acuerdo con los sindicatos. Los sindicatos volvieron a exigir al gobierno que derogue la reforma laboral, que facilita y abarata el despido, y que eleve la edad jubilatoria de 65 a 67 años.

AP

DESCONTENTO SOCIAL EN EUROPA


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios